López Obrador pide a la Guardia Nacional no caer en deshonestidad ni corrupción

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, participa el en su rueda de prensa matutina en Ciudad de México (México). EFE/ Sáshenka Gutiérrez

México, 14 feb (EFE).- El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, pidió este viernes a los agentes de la Guardia Nacional "estar a la altura de la circunstancias" y no caer en la tentación de la deshonestidad y la corrupción.

Durante la entrega de otro cuartel para este cuerpo de seguridad en la ciudad de Sahuayo, en el estado de Michoacán, uno de los más azotados en su país por el crimen organizado, López Obrador se comprometió a compensarles con buenas retribuciones a cambio de un buen trabajo.

"Les quiero decir que es un privilegio, un honor servir a México en estos tiempos para garantizar la paz y la tranquilidad. Es una tarea, una misión fundamental", djjo el mandatario.

López Obrador anunció que su Gobierno hará todo lo que pueda para que los agentes de la Guardia Nacional tengan buenos salarios y prestaciones, y corresponderá así a su desempeño.

"Lo que queremos es que ustedes estén a la altura de las circunstancias (...) que piensen que los necesitamos (...) por eso deben pensar mucho en la misión que tienen y no caer en la tentación de la deshonestidad, que sean incorruptibles, que (la corrupción) es el problema que tenemos en México", indicó.

Con la Guardia Nacional, un cuerpo de seguridad creado en marzo de 2019, nominalmente civil pero formado hasta ahora solo por militares, el presidente mexicano enfrenta la ola de violencia que azota al país desde hace más de una década.

López Obrador ha defendido en diversas ocasiones a la Guardia Nacional frente a los señalamientos de que el nuevo cuerpo, que él promovió, perpetúa la militarización del combate a la delincuencia organizada en México, donde las Fuerzas Armadas fueron lanzadas contra los cárteles del narcotráfico durante la presidencia de Felipe Calderón (2006-2012).

Este viernes ocho presuntos sicarios fueron asesinados a balazos en un rancho del estado occidental mexicano de Michoacán, donde precisamente López Obrador se encuentra para inaugurar cuarteles de la Guardia Nacional.

El múltiple crimen se registró en el marco de la gira de trabajo que el mandatario mexicano realiza por los municipios michoacanos de Sahuayo y Jiquilpan.

El pasado 3 de febrero un comando de presuntos sicarios del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) atacó un establecimiento de máquinas tragamonedas (minicasino) en Uruapan, otro municipio de Michoacán, y asesinó a nueve personas, entre ellas cuatro menores de edad.

En el estado de Michoacán operan los cárteles CJNG, La Nueva Familia Michoacana y Los Caballeros Templarios, quienes se disputan el control de la producción y tráfico de drogas, principalmente de metanfetamina.