López Obrador ofrece 4.000 empleos en México a la nueva caravana migrante

1 / 2
El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, durante una de sus habituales conferencias de prensa matutinas, el 10 de enero de 2020 en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua, México

El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ofreció este viernes 4.000 empleos a los migrantes centroamericanos que viajan en caravana desde Honduras y buscan entrar a México en su camino hacia Estados Unidos.

"Vienen en caravana de Honduras, El Salvador, alrededor de 3.000 (...). Unos que quieren entrar por Tapachula (sur), otros por Tenosique (sur), tenemos más de 4.000 empleos en la frontera sur, desde luego albergues, pero hay trabajo en nuestro país", dijo el mandatario en su habitual conferencia matutina.

La caravana, todavía en Guatemala donde se ha dispersado, salió la noche del martes de San Pedro Sula, 180 km al norte de Tegucigalpa. Autoridades de México no precisaron la fecha de llegada de los migrantes.

La secretaría de Gobernación de México (interior) dijo el jueves que estableció una mesa de trabajo para la atención de los migrantes.

López Obrador afirmó que su gobierno también tiene empleos disponibles para los mexicanos en la frontera sur del país.

"Lo mismo para nuestros connacionales, hay manera de que tengan trabajo, mi ideal es empleo pleno, trabajo a todos, el trabajo o el derecho al trabajo que se garantice", señaló.

Desde el año pasado, México desplegó elementos de la Guardia Nacional a fin de contener la ola de migrantes que buscan llegar a Estados Unidos, una decisión que ha sido criticada por organizaciones civiles.

La ONG Human Rights Watch acusó el martes en su informe anual a México de infringir los derechos humanos de los migrantes que transitan por su territorio para solicitar asilo en Estados Unidos.

Las caravanas, ideadas años atrás como actos simbólicos de denuncia por los migrantes centroamericanos que huyen de sus países por la pobreza y la violencia, causaron roces entre México y Estados Unidos.

En junio, el presidente estadounidense, Donald Trump, amenazó al gobierno de López Obrador con imponer aranceles crecientes a las exportaciones mexicanas si no frenaba los flujos migratorios irregulares.

El 80% de las exportaciones mexicanas tienen como destino Estados Unidos.