La UE cede a las exigencias de Orbán para sancionar el petróleo ruso

·7 min de lectura

El petróleo que Hungría, Eslovaquia y República Checa compran a Rusia por oleoducto quedará fuera del sexto paquete de sanciones de la Unión Europea al Kremlin, tal y como exigía el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, para que su país aceptase el veto al crudo de Moscú.

A falta de finalizar los detalles del embargo, los jefes de Estado y de Gobierno del club europeo han acordado incluir una “excepción temporal” para el crudo que transita por el oleoducto Druzhba hacia esos tres países, pero el texto de conclusiones no especifica ningún límite temporal para esta derogación y se limita a decir que se abordará “lo antes posible”.

Por tanto, el embargo vetará antes del final del año todas las importaciones de petróleo ruso por barco, que suponen dos tercios del total. Alemania y Polonia, por su parte, se han comprometido a no comprar crudo que transita por el ramal norte del oleoducto Druzhba, lo que supone en la práctica que el 90% de las compras queden recogidas por el acuerdo.

“Queremos parar la máquina de guerra rusa, parar la financiación de las capacidades militares rusas poniendo en marcha sanciones que buscan presionar al Kremlin”, ha enfatizado en una rueda de prensa el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel.

En la misma comparecencia, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, ha explicado que los Estados miembro seguirán “trabajando” para definir el calendario de la excepción húngara, pero ha destacado que el acuerdo parcial supone “un gran paso adelante” en las sanciones europeas, que además se suma al veto al carbón adoptado en el anterior paquete.

A su llegada a la cumbre, el primer ministro de Hungría, Viktor Orbán, reconoció que dejar los oleoductos fuera del paquete era “un buen enfoque”, pero añadió que su país necesitaba la garantía de que podría obtener petróleo de Rusia por otra vía “en caso de accidente” en el Druzhba.

El texto acordado por los Veintisiete especifica que se introducirán “medidas de emergencia” en caso de “interrupciones repentinas” del suministro, así como que la Comisión Europea vigilará con regularidad la aplicación de las mismas para “asegurar la igualdad de condiciones y la seguridad de suministro”.

El primer ministro belga, Alexander de Croo, puntualizó, por su parte, que el pacto recoge una cláusula que permite a los países que sufran un corte de suministro debido a decisiones ajenas abastecerse de petróleo ruso que venga de otras fuentes que no sean oleoducto.

Reivindicación de la unidad

El Gobierno español está satisfecho por el acuerdo porque, aunque se ha permitido una excepción para Hungría, se ha preservado la unidad de los socios europeos. El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, a su salida de la reunión, emplazó a los periodistas a la rueda de prensa que ofrecerá hoy al término de la cumbre para valorar la decisión adoptada.

Sin embargo, fuentes españolas aseguraron que el Gobierno está satisfecho por el acuerdo logrado ya que se mantiene la unidad en un momento en el que se entra en sanciones cada vez más delicadas y susceptibles de ser bloqueadas por algún país. Eso podría generar una división de la que alertan que se aprovecharía el presidente ruso, Vladímir Putin.

Admite el Ejecutivo español que le habría gustado ir más allá, pero señala que aunque haya excepciones como las que pedía Hungría, se logró que dos tercios del petróleo ruso, que son los que llegan por barco, dejarán de entrar en territorio comunitario antes de final de año. Eso aseguran las fuentes españoles que va a hacer mucho daño a Putin y, al mismo tiempo, no se adoptan decisiones que podrían destrozar las economías nacionales.

“Rusia elige continuar su guerra en Ucrania. Como europeos, unidos y solidarios con el pueblo ucraniano, vamos a aplicar nuevas sanciones esta noche”, ha subrayado, por su parte, en Twitter el presidente de Francia, Emmanuel Macron, tras anunciarse el acuerdo.

El presidente lituano, Gitanas Nauseda, ha celebrado que finalmente la UE haya conseguido mantenerse unida y se ha mostrado confiado en que “paso a paso Europa conseguirá la plena independencia energética” y “Rusia acabará completamente aislada”.

En la misma línea, el primer ministro de Letonia, Krisjanis Karins, ha considerado que los 27 dieron esta noche “un paso importante para dificultar la capacidad de Rusia de financiar la brutal guerra (...). No debemos detenernos ahí: hay que seguir presionando”, ha urgido.

“Contrariamente a los anuncios pesimistas, tenemos un acuerdo: el petróleo ruso estará sujeto a sanciones de la UE. Un mensaje clave para la seguridad de Polonia y Europa. Apoyo a una Ucrania soberana”, ha dicho, por su parte, el primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki.

Ayuda financiera a Ucrania

Por otro lado, los líderes de la UE se han mostrado “listos” para dar hasta 9.000 millones de euros más en ayuda macrofinanciera a Ucrania este año y han llamado a examinar la propuesta de la Comisión Europea para conseguir esta financiación en cuanto la presente.

Bruselas planteó la semana pasada que los Estados aporten avales adicionales para dar este apoyo a Kiev en forma de préstamos con condiciones ventajosas.

Además, los líderes europeos se han comprometido también a “examinar con rapidez” la propuesta que Bruselas presentó la semana pasada para convertir en delito los intentos de los oligarcas rusos de eludir las sanciones europeas, de tal forma que se puedan confiscar sus bienes y activos y recabar fondos para la reconstrucción de Ucrania.

Más allá de esta iniciativa, que Bruselas aún tiene que detallar para explicar cómo se canalizaría el dinero recaudado, los líderes europeos han estado de acuerdo en estudiar la posibilidad de emplear para la reconstrucción los activos rusos que la UE ha congelado a Rusia.

Agradecimiento (y reclamaciones) de Zelenski

El presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, ha agradecido este sexto paquete de sanciones de la UE, pero a su juicio “ha pasado mucho tiempo sin que se hayan reforzado las sanciones europeas”. “La pausa para acordar nuevas sanciones en Europa ha sido demasiado larga. El quinto paquete de sanciones se presentó el 8 de abril, por tanto, ha pasado mucho tiempo sin que se hayan reforzado las sanciones europeas contra Rusia”, ha recalcado en un comunicado de la Presidencia de Ucrania.

Así, ha afirmado que agradece que “Charles Michel, presidente del Consejo Europeo, apoye los intereses de Ucrania, los intereses de toda Europa”, sin embargo “Rusia debe sentir un precio mucho más alto por su agresión”. Para Zelenski, “cuanto más completo sea el abandono del petróleo ruso, mayor será el beneficio para la propia Europa al final”.

“Debido a que Rusia ha bloqueado nuestros puertos en el mar Negro y se ha apoderado de nuestra parte de la costa del mar de Azov, no podemos exportar 22 millones de toneladas de grano que ya están en los almacenes de nuestro país”, ha denunciado el mandatario ucraniano, agregando que “el bloqueo de Rusia a las exportaciones ucranianas está desestabilizando la situación a escala mundial”.

Así, Zelenski ha subrayado que Rusia está “creando deliberadamente este problema para que toda Europa tenga dificultades y para que Ucrania no reciba miles de millones de dólares por sus exportaciones”. Y ha alertado de que “los invasores rusos ya han robado al menos medio millón de toneladas de grano y ahora están buscando la manera de venderlo ilegalmente en alguna parte”.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente