Líder surcoreano y nipón acuerdan mejorar lazos y resolver "temas pendientes"

·2 min de lectura

Seúl, 22 sep (EFE).- El presidente surcoreano, Yoon Suk-yeol, y el primer ministro nipón, Fuimo Kishida, han mantenido un encuentro en el marco de la Asamblea General de la ONU en el que acordaron mejorar cuanto antes lazos bilaterales mediante la resolución de "temas pendientes" y compartieron su preocupación por los desarrollos armamentísticos de Corea del Norte.

"Ambos líderes se mostraron de acuerdo en la necesidad de mejorar las relaciones bilaterales mediante la resolución de temas pendientes y acordaron instruir a sus diplomáticos para acelerar las conversaciones bilaterales con ese fin", detalla en un comunicado publicado hoy el viceportavoz de la oficina presidencial surcoreana, Lee Jae-myoung.

"Los dos compartieron su preocupación acerca del programa nuclear de Corea del Norte, incluyendo su reciente legalización del uso de armas nucleares y la posibilidad de que lleve pronto a cabo un séptimo test nuclear, y acordaron cooperar estrechamente con la comunidad internacional para dar una respuesta al asunto", añade el texto.

En ese sentido, las dos partes subrayaron la importancia de promover la cooperación bilateral y trilateral involucrando también a Estados Unidos, ya que "Japón y Corea del Sur son vecinos importantes el uno para el otro en el entorno estratégico actual", según indica un comunicado que publicó a su vez el Ministerio de Asuntos Exteriores de Japón.

La cumbre entre ambos líderes, primer encuentro bilateral de este tipo que mantienen desde la llegada al poder de ambos, llega después de que los cancilleres surcoreano y nipón, Park Jin y Yoshimasa Hayashi, se reunieran también Nueva York y acordaran alcanzar una pronta resolución del tema de las compensaciones a civiles surcoreanos por los actos cometidos por Japón durante su dominio colonial de la península coreana entre 1910 y 1945.

El conservador Yoon, que llegó al poder el pasado mayo, se ha comprometido a mejorar la relación después de que ésta alcanzara su peor punto en décadas durante el Gobierno de su predecesor, el liberal Moon Jae-in.

Seúl debe explorar cómo gestionar las sentencias emitidas por tribunales surcoreanos ordenando a expropiar activos de dos empresas japonesas en territorio surcoreano que habían sido demandadas por esclavizar a gente durante el periodo colonial.

Las empresas no han cumplido con los fallos, ya que Tokio considera que todas las reclamaciones relacionadas con el periodo colonial quedaron resueltas a través de un tratado bilateral firmado en 1965 que especifica que las compensaciones económicas quedan solucionadas de "manera completa y final" en virtud del acuerdo.

(c) Agencia EFE