La líder de las Pussy Riot huye de Rusia en una fuga de película

·3 min de lectura
Maria Aliójina, en 2017, durante un concierto en Londres. (Photo: Tim P. Whitby via Getty Images)
Maria Aliójina, en 2017, durante un concierto en Londres. (Photo: Tim P. Whitby via Getty Images)

Maria Aliójina, en 2017, durante un concierto en Londres. (Photo: Tim P. Whitby via Getty Images)

Maria Aliójina, la líder de Pussy Riot, el grupo punk más conocido por su activismo contra el presidente ruso Vladimir Putin, ha logrado escapar de Rusia después de que, en abril, el Kremlin la incluyera en su lista de personas en busca y captura. Había sido condenada a prisión por ignorar las restricciones impuestas ante la pandemia de coronavirus al organizar una protesta a favor de la liberación del opositor Alexei Navalny y por violar los términos de su arresto domiciliario al quitarse la tobillera de control electrónico.

Según un alucinante reportaje del diario The New York Times, Aliójina se disfrazó de una repartidora para eludir a la policía moscovita, que había estado vigilando la vivienda de una amiga donde se alojaba. Dejó su teléfono allí para evitar que la rastrearan. Un amigo la llevó a la frontera con Bielorrusia y tardó una semana en cruzar a Lituania.

“Creo que Rusia ya no tiene derecho a existir”, dijo Aliójina a una corresponsal del New York Times que se reunió con ella ya en la ciudad de Vilnius. “Incluso antes, había preguntas sobre cómo está unida, por qué valores está unida y hacia dónde va. Pero ahora ya no creo que eso sea una cuestión”, contó durante la entrevista, rodeada de otros miembros del grupo, que ahora es un colectivo activista con una docena de integrantes.

Aliójina -que ahora habla rodeada de otros rusos exiliados como ella misma y su novia Lucy, también disfrazada como repartidora para escapar-, considera que el hecho de que pudiera salir de Rusia y Bielorrusia es un reflejo de la caótica aplicación de la ley rusa. “Desde aquí parece un gran demonio, pero está muy desorganizado si lo miras desde dentro. La mano derecha no sabe lo que hace la izquierda”, dijo, y advirtió que espera volver a Rusia, pero aún no sabe cómo ni cuándo podría suceder.

Maria Aliójina, nacida en 1988, fue condenada en 2012 a dos años de prisión por vandalismo tras protagonizar, junto a otras integrantes de Pussy Riot, la conocida como ‘oración punk’ en la catedral ortodoxa de Cristo Salvador de Moscú, un espectáculo de protesta en el que corearon: “Madre de Dios, echa a Putin”.

Medio año después, Aliójina y su compañera Nadezhda Tolokónnikova fueron amnistiadas por el Gobierno ruso, tres meses antes de que se cumpliera la totalidad de su condena. Desde entonces, la integrante de Pussy Riot ha sido detenida en varias ocasiones en Rusia.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente