Líder de la junta militar de Birmania participará en cumbre de la ASEAN

·3 min de lectura

El líder de la junta militar en el poder en Birmania asistirá a una cumbre especial de países del Sudeste Asiático la semana próxima en Yakarta, en lo que será su primer viaje oficial desde el golpe de Estado que derrocó al gobierno civil de Aung San Suu Kyi.

Desde el putsch del 1º de febrero, la junta ha reprimido con dureza al movimiento de desobediencia civil, que reclama la restauración de la democracia y una mayor participación de las minorías étnicas en el poder, con un saldo de más de 720 muertos y la detención de miles de activistas.

La comunidad internacional ha condenado en su mayoría a la junta por el uso de la fuerza contra civiles desarmados, y ha adoptado sanciones contra los máximos responsables militares, sus familias y empresas vinculadas a las fuerzas armadas.

Pero los países de la región buscan establecer canales de comunicación con el régimen, y este sábado el ministerio de Relaciones Exteriores de Tailandia confirmó la presencia del líder de la junta, el general Min Aung Hlaing, en la cumbre de los diez países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) el 24 de abril en Yakarta, donde se tiene previsto tratar la crisis que vive Birmania.

"Varios líderes han confirmado su presencia, incluyendo MAH (Min Aung Hlaing) de Birmania", dijo el vocero Tanee Sangrat en un mensaje a la prensa.

El anuncio causó disgusto entre los activistas, que instaban a los gobiernos extranjeros a no reconocer el poder de la junta.

"La #ASEAN no legitima a la junta militar de Birmania como gobierno al invitar a MAH a la cumbre", declaró el destacado activista Wai Wai Nu en Twitter. "[La] junta es ilegítima e ilegal".

La junta ha justificado el golpe en un supuesto fraude en las elecciones de noviembre en las que se impuso por amplio margen el partido de la premio Nobel de la paz 1991 Suu Kyi.

Los militares aseguran que devolverán el poder a un gobierno civil tras elecciones que se llevarán a cabo en un año, aunque recientemente extendieron ese plazo a 24 meses.

- Año Nuevo y enfrentamientos -

Este sábado se celebraba el Año Nuevo en Birmania, y cientos de personas acudieron a la famosa pagoda Shwedagon de Rangún, la capital económica del país.

En años anteriores, los días previos al Año Nuevo se suelen festejar con tradicionales batallas de agua, pero esta vez, los activistas prodemocracia utilizaron este periodo de vacaciones como una oportunidad para protestar contra la creciente represión.

El sábado, se registraron episodios violentos en la ciudad de Mogok (centro), cuando las fuerzas de seguridad trataron de impedir una manifestación

Según un video verificado por la AFP y grabado por un vecino, los soldados entraron en una calle mientras su comandante les gritaba que quería "muertos".

Un rescatista dijo a la AFP que la intervención dejó al menos un fallecido.

En Rangún, algunos manifestantes mostraron su apoyo al llamado "Gobierno de Unión Nacional", un Ejecutivo en la sombra formado por diputados derrocados por el golpe de Estado.

"Han pasado más de 70 días desde el golpe", declaró Max, un habitante de Rangún de 19 años. "Tenemos muchas esperanzas en un gobierno que pueda competir con el régimen militar".

Este mismo sábado, un responsable de las prisiones birmanas afirmó que la junta prevé liberar a más de 23.000 presos en todo el país, con motivo del Año Nuevo budista, por el que tradicionalmente se decretan amnistías en Birmania.

Se ignora si entre éstos figuran algunos de los encarcelados opositores al golpe de Estado.

bur/jhd/mar-jvb/eg