Líbano restablece parcialmente la electricidad con combustible suministrado por el Ejército

·3 min de lectura

El suministro eléctrico en el país volvió a funcionar parcialmente este domingo, tras el apagón total del día anterior, cuando las dos mayores centrales eléctricas tuvieron que dejar de operar debido a la escasez de combustible. El Gobierno afirmó que la red regresó a la "normalidad", lo que se traduce en algunas horas al día y solo gracias a un suministro entregado por el Ejército.

Tras pasar un día entero en la penumbra, los ciudadanos libaneses pudieron disponer de una o dos horas de luz y energía, como en tiempos anteriores al freno de las mayores centrales eléctricas del país.

En concreto, la red estatal volvió a funcionar después de que el Ejército suministrara combustible a las dos centrales mencionadas, que no tenían cómo seguir operando. Así lo confirmó este domingo 10 de octubre el ministro de Energía Walid Fayad.

"La red ha vuelto a operar con normalidad respecto a lo que era antes de que las plantas eléctricas de Deir Amar (norte) y Al Zahrani (sur) se quedaran sin gasóleo", indicó en un comunicado.

El ministro agradeció a los militares la entrega de 6.000 kilolitros (unos 1,6 millones de galones) de gasoil, de los que la mitad se destinaron a las dos centrales, según sus palabras.

El sábado, un día antes, las centrales de Deir Amar y Al Zahrani se paralizaron, lo que provocó el colapso de la red eléctrica estatal por segunda vez en este mes.

El suministro de ahora permitirá sostener el servicio eléctrico en bajos mínimos durante algunos días y evitará un apagón total, pero no será suficiente para mantenerlo durante todo el mes o hasta la llegada del próximo cargamento de gasóleo.

Una crisis energética no de ahora, sino de hace meses

La mayoría de los libaneses no vieron ningún cambio significativo en su vida cotidiana el sábado, ya que el Estado apenas les estaba proporcionado una o dos horas de electricidad al día desde hace meses.

La nación, cuya moneda ha caído un 90% desde 2019 y sigue afectada por la explosión en su puerto, está luchando contra una de las peores crisis económicas que se hayan vivido desde 1850, según el Banco Mundial. En los últimos meses, el Estado, por falta de liquidez, no ha logrado importar cantidades suficientes de gasoil para la producción de electricidad.

Pero el problema se remonta incluso más atrás. Desde el final de su guerra civil de 1975-1990, Líbano ha sido testigo de continuos cortes de electricidad, los cuales la crisis ha empeorado considerablemente.

Mientras que la mayoría de los libaneses se ven privados de un servicio básico y vital, algunos pocos pueden permitirse pagar generadores privados para mantener los aparatos encendidos. Sin embargo, incluso los proveedores privados han empezado a racionar el suministro de energía.

La comunidad internacional lleva tiempo exigiendo una revisión completa del deficitario sector público eléctrico libanés, que ha costado al Gobierno más de 40.000 millones de dólares desde principios de la década de 1990.

Con AFP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente