Líbano: Nuevo premier promete formar gobierno rápidamente

SARAH EL DEEB
·2 min de lectura
Saad Hariri, designado nuevamente como primer ministro del Líbano, en Baabda, al este de Beirut, el 22 de octubre del 2020. (AP Photo/Hussein Malla)
Saad Hariri, designado nuevamente como primer ministro del Líbano, en Baabda, al este de Beirut, el 22 de octubre del 2020. (AP Photo/Hussein Malla)

BEIRUT (AP) — Saad Hariri, recién designado como primer ministro del Líbano, prometió el jueves formar un nuevo gobierno a la brevedad posible a fin de evitar un colapso económico, afirmando que ésta es “la última oportunidad” para salvar al país de las múltiples crisis políticas y financieras.

Hariri, quien renunció a ese mismo cargo hace un año en medio de masivas protestas contra la corrupción y el mal manejo de la economía, recibió autorización para formar otro gobierno tras obtener suficientes votos en el Parlamento.

En el último año, la moneda libanesa ha perdido casi el 80% de su valor mientras que se han disparado la inflación y el desempleo. Muchos ciudadanos se han visto imposibilitados de acceder a sus ahorros debido a controles de capital, impuestos por el gobierno para evitar una corrida bancaria.

La devastadora explosión ocurrida en agosto en el puerto de Beirut, causada por la combustión de miles de toneladas de nitrato de amonio, agravó la crisis. El estallido pulverizó gran parte de la capital, dejando casi 200 muertos y heridas a más de 6.000 personas. Muchos interpretaron la explosión como evidencia de la incompetencia de la clase gobernante, a cargo del país desde el fin de la guerra civil en 1990.

El regreso de Hariri como primer ministro ha sido repudiado por manifestantes que exigen un cambio y que lo consideran símbolo de una clase política a la que responsabilizan por los problemas del país.

Hariri prometió un gobierno de expertos, ajenos a la política partidista, que se encargarán de aplicar una serie de reformas económicas y administrativas incluidas en una propuesta de Francia y aceptada por la dirigencia del país.

“Les digo a los libaneses víctimas de penurias y desesperación: intentaré cumplir mi promesa de trabajar para frenar el colapso que amenaza nuestra economía, nuestra sociedad y nuestra seguridad”, expresó Hariri en un escueto comunicado emitido el jueves.

El sucesor de Hariri, nombrado el año pasado, renunció al cargo tras la explosión del 4 de agosto.

El estallido llevó a Francia, antiguo aliado y antes potencia colonizadora del Líbano, a pedir un nuevo orden político en el país. París lanzó lo que ahora se conoce como la Iniciativa Francesa, que pide a los rivales políticos dejar a un lado sus diferencias y llegar a un acuerdo para aplicar profundas reformas. La comunidad internacional ha advertido que no prestará asistencia económica al Líbano a menos que las reformas sean implementadas.