Kurz rechaza dimitir por acusaciones mientras sus socios lo cuestionan

Viena, 7 oct (EFE).- El canciller federal austríaco, Sebastian Kurz, rechazó hoy dimitir a pesar de ser objeto de una investigación por corrupción, si bien admitió que la continuidad del Gobierno depende ahora del socio minoritario de la coalición en el poder, los "Verdes", que lo han cuestionado.

"Seguimos en este Gobierno, con el programa de gobierno", declaró a la prensa Kurz, líder del conservador Partido Popular (ÖVP), mientras se dirigía a la sede de la presidencia, acompañado de los gritos de un grupo de manifestantes que pedían su dimisión.

Kurz volvió a rechazar las acusaciones de malversación y soborno que lo implican en un caso de manipulación de la opinión pública con dinero del Estado.

El escándalo salido ayer miércoles a la luz ha llevado al partido Verde a cuestionar la capacidad del Jefe del Ejecutivo de gobernar mientras está siendo investigado.

"Si los Verdes no quieren seguir con esta cooperación y quieren buscar otras mayorías en el Parlamento, hay que aceptarlo. Nosotros estamos dispuestos a seguir con esta cooperación", insistió Kurz.

LA COALICIÓN EN CRISIS

La alianza de conservadores y verdes que gobierna Austria desde enero de 2020 afronta su peor crisis, desatada ayer, tras conocerse que Kurz y nueve personas de su entorno están siendo investigados por sospechas de implicación en una trama para comprar encuestas favorables con fondos públicos.

La Fiscalía anticorrupción confirmó el caso en un comunicado publicado el miércoles, pocas horas después de que cientos de agentes registraran en la madrugada la sede central del ÖVP en Viena y las oficinas del Ministerio de Finanzas y de la Cancillería federal.

"Esto ha alcanzado una nueva dimensión. La impresión es devastadora, los hechos deben ser totalmente esclarecidos", dijo hoy el vicecanciller y líder de los Verdes.

"No podemos volver a las andadas, la capacidad de actuación del canciller está en entredicho ante este panorama", añadió Kogler, citado en un comunicado de su formación.

En la nota, los Verdes dicen querer hablar con los demás partidos antes de tomar una decisión, subrayando que ello no debe entenderse, de momento, como un paso hacia el fin de la coalición en el poder.

Por su parte, el ÖVP ha cerrado filas detrás de su popular líder de 35 años y todos sus ministros afirmaron, también en un comunicado, que abandonarán el Gobierno si Kurz deja de encabezarlo.

La oposición, que, formada por socialdemócratas, ultranacionalistas y neoliberales, se ha puesto de acuerdo para convocar una sesión extraordinaria del Parlamento el próximo martes, amenaza con una moción de censura contra el jefe del Ejecutivo si éste no se retira.

Mientras, el presidente ha comenzado a reunirse, de forma individual, con los líderes de todos los partidos para abordar la situación.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente