Los kurdos afirman que Turquía ataca cuatro ciudades en el norte de Siria con víctimas

1 / 3
EFE/EPA/STR

El Cairo, 9 oct (EFE).- Los kurdos aseguraron hoy que aviones turcos han bombardeado "intensivamente" al menos cuatro ciudades situadas en el norte de Siria y que puede haber víctimas entre la población civil.

"Bombardeo intensivo por aviones turcos en posiciones militares y áreas civiles en Tal Abyad, Serê Kanye (Ras al Ain), Qamishli y Ain Issa. Según las primeras informaciones, hay víctimas entre la población civil", indicó el Centro de Coordinación y Operaciones Militares de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), una alianza liderada por kurdos.

Las FSD indicaron que al menos 25 aviones turcos han sobrevolado esas zonas y bombardeado un total de 16 posiciones en esas poblaciones.

Qamishli es una de la ciudades más pobladas en el territorio que controlan los kurdos en el norte de Siria, donde Damasco también cuenta con el dominio de una amplia zona, incluido el aeropuerto.

Los ataques se produjeron justo después de que Turquía anunciase oficialmente el comienzo de su operación militar en el norte de Siria contra las milicias kurdosirias, a las que considera "terroristas" por sus vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK), la guerrilla kurdo-turca activa en Turquía.

Asimismo, las FSD señalaron que los civiles en toda la frontera de Siria con Turquía, concretamente en Kobane, Tal Abyad, Ras al Ain, Qamishli, Derek, Darbasiye "tienen miedo y ya comenzó una ola de desplazamientos" de la población civil, sin dar más detalles.

Turquía aspira a controlar una franja adyacente a la frontera siria de 32 kilómetros de ancho y 480 de largo, desde el Éufrates hasta Irak, un territorio hasta ahora dominado por las Unidades de Protección Popular (YPG), columna vertebral de las FSD, que han establecido de facto una administración local, algo que inquieta profundamente a Ankara.

El resto del norte de Siria, desde el Éufrates hasta el Mediterráneo, ya está bajo control de tropas turcas, tras la operación 'Escudo del Éufrates' al norte de Alepo en 2016, y 'Rama de olivo', en el enclave kurdo de Afrin, en 2018.