El Kremlin reconoce que trata de doblegar a Kiev golpeando sin tregua sus infraestructuras claves

Muerte y destrucción en Jersón. Al menos cuatro personas han muerto y otras diez han resultado heridas, según las fuerzas ucranianas, por misiles rusos. El Kremlin ha reconocido que, ante imposibilidad de doblegar a su enemigo en el campo de batalla, golpea sin tregua las infraestructuras claves para obligar a Kiev a cumplir sus exigencias.

"Casi cada hora, recibo informes de ataques de los ocupantes en Jersón y otras comunidades de la región. Tal terror comenzó inmediatamente después de que el ejército ruso se viera obligado a huir de la región de Jersón. Esta es la venganza de los que perdieron. No saben cómo luchar. Lo único que todavía pueden hacer es aterrorizar. Ya sea terror energético, o terror de artillería, o terror de misiles, eso es todo a lo que Rusia se ha degradado bajo sus líderes actuales", señalaba el presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski.

En Vyshgorod, a las afueras de Kiev, los bombardeos rusos han dejado siete muertos y una treintena de heridos en las últimas horas.

Kiev sigue a oscuras

Los ataques masivos de los últimos días han dejado a millones de ucranianos sin luz, agua ni calefacción y con problemas en las estacioness de telefonía.

Tres centrales nucleares volvieron a funcionar este jueves y se volvió a suministrar electricidad a todas las provincias. Aunque en la capital, el 70 % de la población sigue sin luz. Ucrania ha ido cayendo en la oscuridad desde el inicio de la invasión rusa, a finales de febrero, tal y como muestran imágenes satelitales de la NASA.

Puntos de "invencibilidad"

Ucrania ha pedido a la comunidad internacional más generadores como reserva estratégica en el caso de un apagón total o prolongado.

Para hacer frente a las necesidades básicas de la población se han instalado ya 4.262 puntos de "invencibilidad" en todo el país, con servicios básicos para cargar los móviles, calentarse o tomar bebidas calientes.