Kramp-Karrenbauer, una apuesta por la renovación dentro de la continuidad tras la era Merkel

Rodrigo Zuleta / EFE

Annegret Kramp-Karrenbauer, sucesora de Angela Merkel al frente de la Unión Cristianodemócrata alemana (CDU), llega al cargo para defender lo que ella llama las tres raíces del partido -la conservadora, la socialcristiana y la liberal- sin abandonar el centro.

Su elección es una apuesta por la renovación dentro de la continuidad. Mientras que sus rivales en la lucha por la presidencia del partido, Jens Spahn y Friedrich Merz, eran vistos como bazas de los críticos de Merkel, AKK es considerada la sucesora que quisiera tener la canciller.

Cuando AKK, como se le conoce por sus iniciales, se convirtió en secretaria general de la agrupación en febrero pasado, elegida por un congreso extraordinario a propuesta de Merkel, algunos medios la presentaron como la 'princesa heredera'.

Ella respondió que nunca le ha gustado el papel de princesa, ni siquiera en carnavales, lo que era una forma de mostrar independencia frente a su mentora.

Merkel, por su parte, evitó apoyarla abiertamente durante la carrera por la sucesión -dijo que cuando alguien intentaba escoger su sucesor o sucesora las cosas tendían a salir mal- pero era un secreto a voces que era su candidata.

Frente a quienes piden un giro hacia la derecha, AKK ha abogado por defender las esencias conservadoras del partido, sin que nadie lo arrastre a los extremos.

Su rechazo abierto al matrimonio homosexual la emparenta con los conservadores, pero sus convicciones en política económica y social, como su defensa del salario mínimo interprofesional la pasada legislatura o de las cuotas de mujeres para fomentar la igualdad en las empresas, le distancian de ellos.

AKK, a quien se ha llegado a denominar 'mini-Merkel', nació en Völklingen, en el Sarre (oeste de Alemania), hace 55 años y la mayor parte de su carrera política ha estado centrada en ese estado federado, cuyo gobierno encabezó desde 2011 hasta febrero de este año, cuando fue elegida secretaria general.

Sigue leyendo en El HuffPost