Kosovo y Serbia acuerdan reanudar el tráfico ferroviario entre sus capitales

EFE/EPA/ANDREJ CUKIC/Archivo

Belgrado, 14 feb (EFE).- Los presidentes de Serbia, Aleksandar Vucic, y de Kosovo, Hashim Thaci, acordaron este viernes reanudar el tráfico ferroviario entre sus respectivas capitales, Belgrado y Pristina, después de dos décadas de interrupción.

Así se desprende de un documento firmado bajo mediación de Estados Unidos en el marco de la Conferencia de Seguridad de Múnich (sur de Alemania).

Según informa la agencia de noticias serbia Tanjug, el acuerdo prevé además la construcción de una autopista entre las dos ciudades.

Thaci y Vucic firmaron el documento en presencia del embajador de Estados Unidos en Berlín, Richard Grenell.

Este acuerdo se logra después de que el pasado 20 de enero las dos partes firmaran en Berlín con la aerolínea alemana Lufthansa una carta de intenciones sobre la reanudación del tráfico aéreo entre Belgrado y Pristina, también bajo mediación de Grenell.

El diplomático estadounidense explicó hoy que su propósito es "introducir energía" en el diálogo de normalización de relaciones entre Serbia y Kosovo con asuntos económicos para crear empleo y perspectivas para la población local.

Se trata de los primeros acuerdos concretos entre las dos partes después de más de un año de parálisis en el diálogo auspiciado por la Unión Europea (UE), a causa de la introducción de un arancel kosovar del 100 % a los productos importados desde Serbia.

Tanto la UE como EEUU exigen a las autoridades de Kosovo retirar la medida para que se puedan reanudar las conversaciones, que deberían llevar a un acuerdo jurídicamente vinculante, lo que a su vez es una condición para que ambos puedan avanzar en su respectiva integración comunitaria.

Serbia no reconoce la independencia que su exprovincia, poblada por una gran mayoría de albaneses étnicos, proclamó en 2008.

La independencia de Kosovo ha sido reconocida por casi cien países, entre ellos Estados Unidos y la mayoría de los de la UE, pero no por otros como Rusia, China, Brasil y España. EFE

sn/jk/ah