Kosovo aplaza prohibición de documentos serbios tras aumento de tensiones

·4 min de lectura
AFP - ARMEND NIMANI

La Unión Europea celebró el aplazamiento por parte del Gobierno de Kosovo de postergar por un mes la aplicación de la prohibición de documentos y matriculas serbias en su territorio. La decisión es debida a las tensiones registradas la noche del domingo en dos puntos fronterizos entre ambos países. Líderes serbios se alistan para dialogar con Kosovo.

El Gobierno de Kosovo ha decidido aplazar por un mes, hasta el 1 de septiembre, la aplicación de la prohibición de documentos y matrículas serbias en su territorio tras las tensiones que se vivieron la noche del domingo en dos puntos fronterizos entre ambos países.

Según un comunicado, el Gobierno del primer ministro, Albin Kurti, condicionó el aplazamiento a la retirada de las barricadas colocadas por los serbios locales en protesta por la medida.

Para Pristina, capital de Kosovo, se trata de una medida reciproca con Belgrado, capital de Serbia, que tampoco acepta documentos ni matrículas de Kosovo. Kosovo se independizó de Serbia en 2008, del que fue hasta entonces una región autónoma. Sin embargo, diversas tensiones y recelos de talante étnico y territorial nunca han dejado de estar latentes.

El presidente serbio, Aleksandar Vucic, declaró que se trabaja "en que se calme la situación". Además, aseguró que ha pedido a representantes internacionales ayuda para que Kosovo aplace sus decisiones y continúe el diálogo para la solución de los problemas.

Tras las tensiones, este lunes 1 de agosto la Unión Europea (UE) instó a las autoridades de Kosovo y Serbia a negociar en Bruselas para solucionar sus desavenencias en el marco del diálogo que auspicia el bloque para que normalicen sus relaciones.

"La UE ha invitado a ambas partes a reunirse en Bruselas para discutir el camino adelante, encontrar soluciones y evitar que estas tensiones vuelvan a aparecer de nuevo", indicó Peter Stano, portavoz del alto representante de la UE para Asuntos Exteriores, Josep Borrell.

"Es de nuestro interés hablar, es de nuestro interés que el diálogo esté funcionando", dijo Petar Petkovic, jefe de la oficina del Gobierno de Serbia para Kosovo.

La medida aplazada este lunes alivia, por el momento, las crecientes tensiones étnicas en el país, causante de los disturbios por parte de la minoría serbia que puso controles de carretera.

El portavoz comunitario dejó claro que “todos los asuntos pendientes entre Kosovo y Serbia tienen que ser abordados en el marco del diálogo facilitado por la UE”, algo que “es importante para los ciudadanos de Kosovo y Serbia y para las perspectivas de ambos países en la UE".

"Todo el mundo tiene que permanecer en calma; cualquier acción unilateral no coordinada que ponga en peligro la estabilidad y la seguridad sobre el terreno y que impida la libre circulación de ciudadanos allí tiene que detenerse inmediatamente", apuntó el portavoz.

Qué contienen las nuevas medidas

Las personas que entren en Kosovo con carnés de identidad serbios recibirán un documento temporal kosovar válido durante 90 días. Además, las matrículas emitidas por Serbia para ciudades kosovares de mayoría serbia tendrán que ser sustituidas por las oficiales de Kosovo.

La prohibición de circular en Kosovo con matrículas serbias ya provocó en septiembre de 2021 bloqueos de carreteras por parte de la minoría serbia kosovar. Kosovo reaccionó desplegando fuerzas especiales y Serbia elevó el nivel de alerta de sus tropas cerca de la frontera.

En la noche del domingo surgieron fuertes tensiones entre Kosovo y Serbia con bloqueos de los pasos fronterizos y carreteras, a pocas horas del comienzo de la aplicación (ya hoy aplazada) por parte de Pristina de la prohibición de documentos y matriculas serbias en Kosovo.

El país anunció a finales de junio esta decisión, similar a la que el pasado septiembre generó una crisis que implicó que los dos países aumentaran sus fuerzas de seguridad en la frontera.

Kosovo y Serbia llevan a cabo desde 2011 difíciles y poco fructíferas negociaciones para normalizar sus relaciones y se acusan mutuamente de intentos de desestabilizar la región.

La antigua provincia serbia proclamó en 2008 una independencia que Belgrado no reconoce y que ha sido apoyada por Estados Unidos y la mayoría de los socios de la UE, pero no por Rusia, China, India, Brasil o España, entre otros Estados.

Con EFE y AP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente