Kiribati estudia trasladar a toda su población hasta Fiyi

Por culpa del cambio climático

El cambio climático, últimamente aparcado por culpa de la crisis, empieza a preocupar realmente a algunos países, tanto que algunos se empiezan a plantear mudarse para prevenir una posible desaparición. Así ocurre en Kiribati, un archipiélago y país insular al noreste de Australia cuyos dirigentes estudian migrar a sus más de 100.000 habitantes hacia al sur, concretamente hacia Fiyi.

Esta posibilidad, sin precedentes, tiene una justificación evidente: el calentamiento global, que amenaza con acelerar el crecimiento de las aguas del Océano Pacífico y con radicalizar los fenómenos meteorológicos extremos

“Me gustaría no tener que hacerlo, pero si es absolutamente necesario, podría llevarse a cabo”, ha comentado el presidente de la República del país, Anote Tong, a la agencia AP. El plan, presentado la semana pasada, se cimenta en la adquisición de 6.000 hectáreas de terreno en Viti Levu, la isla principal de Fiyi, un país 20 veces más grande que el suyo y ocho veces más poblado. El precio ya está estipulado: 9,6 millones de dólares.

Imagen de Kiribati (Oficina Nacional de Turismo)

El plan espera ahora la aprobación unánime del parlamento nacional para comprar los terrenos, una medida que saldrá a votación en abril, según fuentes del gobierno, que se enfrenta ahora a un posible recelo de su población para dejar el hogar en el que siempre han vivido. “A muchos no nos afecta, pero hay que pensar en los más jóvenes; para ellos, mudarse no será una opción a elegir; será cuestión de superviviencia”, ha remarcado el presidente.

Los científicos debaten ahora sobre la urgencia de esta decisión. El problema ahora no es el crecimiento del mar, estipulado en dos milímetros por año, a pesar de que la tendencia se está acelerando. Hay en cambio, aspectos que preocupan más, derivados del cambio climático: la contaminación de las aguas marinas, que puede afectar a la pesca y a los árboles frutales, así como los fenómenos de lluvias torrenciales y huracanes, que cada vez se ven más en la zona y que, cualquier día, pueden acabar en una catástrofe humana.

PUBLICIDAD