Kim Jong-un promete acelerar la capacidad nuclear de Corea del Norte y amenaza con usarla

·4 min de lectura

En el desfile por el 90º aniversario del Ejército en el que expuso misiles balísticos intercontinentales, el líder norcoreano Kim Jong-un prometió acelerar el desarrollo de armas nucleares. Además, amenazó con usarlas contra cualquier país que intente una "confrontación". Sus declaraciones sugieren que continuará con las pruebas, mientras intenta presionar para que Estados Unidos y sus aliados retiren las sanciones por su programa nuclear, las cuales golpean fuertemente la economía de Pyongyang.

Corea del Norte renueva sus amenazas nucleares. El líder Kim Jong-un aseguró que ampliará la capacidad nuclear de su país "a la mayor velocidad" posible.

Sus palabras se produjeron durante el desfile militar por el aniversario 90 del Ejército del país, ocurrido el lunes 25 de abril, aunque sus declaraciones e imágenes fueron difundidas este martes por las agencias estatales de noticias.

"Continuaremos tomando medidas para desarrollar aún más las fuerzas nucleares de nuestro Estado a la velocidad más rápida posible", afirmó ante las tropas y la multitud reunida en una plaza de Pyongyang, la capital.

Kim advirtió que su país podría usar sus armas nucleares de manera proactiva cuando se vea amenazado y que cualquier fuerza extranjera que busque una confrontación militar "dejará de existir".

"Si alguna fuerza intenta violar los intereses fundamentales de nuestro Estado, nuestras fuerzas nucleares tendrán que cumplir decisivamente su inesperada segunda misión", que dejaría "perecida" a cualquier fuerza invasora, sostuvo.

En esa misma línea el dirigente pidió que sus fuerzas nucleares estén completamente preparadas para "ponerse en movimiento en cualquier momento".

El desfile contó con miles de tropas a paso de ganso y varios de los misiles más poderosos de la nación, incluidos proyectiles balísticos intercontinentales. Algunos de ellos, asegura Pyongyang, podrían alcanzar a Estados Unidos.

Una variedad de misiles de combustible sólido de menor alcance representan una amenaza creciente para sus vecinos, Corea del Sur y Japón.

El líder norcoreano ha descrito algunos de esos misiles como sistemas de campo de batalla "tácticos", lo que, según los expertos, sugiere una amenaza de armarlos con pequeños dispositivos nucleares y usarlos durante una eventual guerra para vencer a las fuerzas convencionales más fuertes de Asia y Occidente. Washington tiene desplegados cerca de 80.000 soldados en Corea del Sur y Japón.

Pyongyang intentaría presionar por un retiro de sanciones

Kim Jong-un ha intensificado recientemente las pruebas de armas y las demostraciones de su poderío nuclear, en momentos en que las conversaciones de desnuclearización con Estados Unidos se encuentran estancadas y un nuevo Gobierno conservador toma el poder en Corea del Sur.

Los comentarios de Kim sugieren que continuará con las pruebas prohibidas en una campaña de presión destinada a obtener concesiones de Washington y sus aliados.

La economía del empobrecido país, con enorme gasto militar, se ha visto aún más golpeada por las dificultades relacionadas con la pandemia del Covid-19 y las consecuencias de los castigos financieros impuestos por Occidente debido a su programa nuclear.

Pyongyang tiene prohibido, por resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, desarrollar misiles balísticos y armas nucleares, y como resultado está bajo sanciones económicas.

Pero funcionarios estadounidenses y surcoreanos señalan indicios de nuevas construcciones en el único sitio de prueba nuclear conocido de Corea del Norte, que ha estado cerrado oficialmente desde 2018, lo que sugiere que Pyongyang podría estar preparándose para reanudar esas pruebas.

"Aunque no especificó en qué consiste la 'segunda misión' o los 'intereses fundamentales', indicó de manera más amplia que la fuerza nuclear podría usarse de manera preventiva, no solo cuando están bajo ataque, sino también en ciertas circunstancias", destacó del discurso de Kim, Hong Min, investigador principal del Instituto Coreano para la Unificación Nacional en Seúl.

Por su parte, Yang Moo-jin, profesor de la Universidad de Estudios de Corea del Norte, subrayó desde Seúl que las declaraciones del líder norcoreano podrían haber estado dirigidas al Gobierno entrante del presidente electo de Corea del Sur, Yoon Suk-yeol, quien ya advirtió de posibles ataques preventivos si un asalto desde el norte fuera inminente. Yoon asumirá el cargo el próximo 10 de mayo.

Seúl destaca que Corea del Norte ha pedido abiertamente la paz y el diálogo durante los últimos cinco años, pero sus recientes declaraciones y exhibiciones militares demostrarían que en realidad Kim Jong-un ha estado enfocado en desarrollar los medios suficientes para amenazar no solo a la península coreana sino al noreste de Asia y otros países.

Con Reuters, AP y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente