Kiko Rivera inicia la batalla legal contra su madre, Isabel Pantoja

Paula M. Gonzálvez
·Redactora de El HuffPost
·2 min de lectura
Isabel Pantoja recibe a Kiko Rivera a su salida de 'Supervivientes' en 2011. (Photo: Telecinco)
Isabel Pantoja recibe a Kiko Rivera a su salida de 'Supervivientes' en 2011. (Photo: Telecinco)

Le dio un ultimátum de 24 horas en enero para ponerse en contacto con él. “Si no es así, voy a tener que tomar las medidas”, dijo Kiko Rivera a su madre Isabel Pantoja desde el plató de Sábado Deluxe. Sin embargo, el DJ ha esperado tres meses desde entonces, seis desde que estalló Cantora: la herencia envenenada y cinco desde su primera exclusiva en la revista Lecturas en la que dinamitó su relación con la tonadillera.

Ha sido ahora cuando el hijo de la artista ha decido dar el primer paso de una batalla legal que tiene todos los elementos para ser de lo más desapacible. Kiko Rivera ya ha requerido notarialmente a su madre que le facilite los documentos, las cuentas y explicaciones sobre la administración de la herencia de su padre, Francisco Rivera ‘Paquirri’ —que recibió hace 34 años—, antes de interponer una demanda contra ella. Se los ha pedido públicamente en numerosas ocasiones, pero la tonadillera —que la gestionó debido a que su hijo era menor de edad cuando el torero falleció en 1984— no se los ha entregado.

El acta notarial, según recoge el diario El País, hace especial hincapié en la información sobre las cuentas de Cantora, donde Pantoja vive aislada desde que estalló la guerra con su hijo, propietario del 47,6% de la finca que él necesita vender por sus problemas económicos. Además, no sólo se solicita a la cantante que rinda cuentas, sino que también lo tendría que hacer su hermano, Agustín Pantoja, ya que el DJ asegura que le firmó un poder a los 30 años para actuar en su nombre cuando su madre ingresó en prisión en 2014.

El notario acudió el pasado jueves a Cantora y entregó el requerimiento firmado por Rivera, según ha desvelado en Telecinco la periodista Paloma G...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.