Pinchazos y rigidez en las manos: los avisos que sintió Kiko Hernández antes de saber que tenía artritis

·4 min de lectura
(Telecinco/Mediaset)
(Telecinco/Mediaset)

La artritis psoriásica es una enfermedad inflamatoria crónica del sistema musculoesquelético y la piel que puede tener muchas caras y afectar a diferentes partes del cuerpo. A Kiko Hernández, colaborador de Sálvame, le ha afectado más a las manos, por eso lleva guantes, y a la movilidad en brazos y piernas.

Él mismo lo explicó en una entrevista que concedió a la revista Diez Minutos en la que contó que con 35 años le diagnosticaron la enfermedad (la artritis psoriásica afecta a ambos sexos por igual y suele debutar entre los 30 y 50 años de edad) y que lo primero que notó es que "no puedo mover bien la mano derecha, me dan pinchazos y tengo los dedos casi inmóviles".

También confesaba que "había noches que me quedaba en el salón porque era incapaz de subir cuatro pisos". Sin duda, ya estaba experimentando los primeros síntomas de una enfermedad degenerativa que ataca a las articulaciones provocando dolor y falta de movilidad, y que le llevaron a mudarse a un chalet de unos 700 metros cuadrados de vivienda, piscina cubierta y más de 3.000 metros cuadrados de parcela llana, salvando así el tema de las escaleras.

Y es que generalmente el dolor articular que causa la artritis psoriásica -que entra en el grupo de patologías reumáticas denominadas 'espondiloartritis'- va asociado con la hinchazón y con el enrojecimiento de las articulaciones, particularmente en las rodillas, en los tobillos y en los dedos de las manos y de los pies.

Sin embargo, aunque los síntomas articulares son comunes a cualquier tipo de artritis (dolor, calor, enrojecimiento, incapacidad de movilizar la articulación y, en ocasiones, deformación de la misma), La Fundación Española de Reumatología señala que hay tres cosas que diferencian a la artritis psoriásica del resto de las artritis: 

  1. La afectación articular acostumbra a ser asimétrica, es decir, que si afecta a una mano o a una rodilla no acostumbra a estar lesionada, simultáneamente, la otra mano o rodilla.

  2. Lesiona las articulaciones interfalángicas distales (las que hay junto a las uñas).

  3. Produce una inflamación conjunta de las articulaciones y de los tendones de los dedos, conocida como “dedo en salchicha” o dactilitis. La dactilitis es un rasgo característico de la artritis psoriásica que, cuando afecta a los dedos de las manos, puede ocasionar una gran discapacidad. Su presencia se puede asociar a una peor evolución de la enfermedad.

Pero como hemos explicado, todos estos síntomas se inician lentamente y evolucionan de manera irregular a lo largo de la vida, alternando épocas de inactividad y otras de inflamación y dolor.

En el caso de Kiko Hernández, además de afectar a las manos y la movilidad en las piernas, la artritis también se ha manifestado de otras formas. El colaborador acababa el 2020 sentado en una silla de ruedas, y explicó que era a causa de “la artritis psoriásica que me da por la lumbalgia”.

Además, el colaborador de Sálvame ha confesado que "hay veces que me puedo mover, que me puedo levantar con ayuda, y hay otras veces que no me puedo mover". Y es que "esto va por picos. De pronto me da un dolor que no me puedo ni levantar para ir al baño del dolor que tengo que, a las dos horas, ya no tengo absolutamente nada y me puedo mover. Gracias a Dios que esta enfermedad da este descanso”, aclaraba entonces para justificar por qué en otros momentos aparecía sin la silla de ruedas.

Pero aunque como explica el ex Gran Hermano, la forma de manifestarse la enfermedad es diferente para cada individuo, y cada paciente expresa y vive su enfermedad de manera singular, entre las manifestaciones clínicas destacan:

  • Dolor y tumefacción de las articulaciones (artritis).

  • Dolor de espalda y columna (espondilitis).

  • Inflamación de los dedos (dactilitis) y de las zonas de inserción del tendón al hueso (entesitis).

  • Inflamación y descamación de la piel (psoriasis cutánea) y/o de las uñas.

Además según nos confirma el doctor Juan D. Cañete, de la Unidad de Artritis del Servicio de Reumatología del Hospital Clínic de Barcelona, la artritis psoriásica "se asocia a distintas comorbilidades cardiovasculares y suele producir destrucción articular, discapacidad funcional y deterioro de la calidad de vida cuando no es diagnosticada y tratada apropiadamente”.

De hecho, si no se trata, los síntomas que produce pueden llegar a ser muy incapacitantes y quienes tienen este tipo de artritis (en torno a 250.000 personas en España) tienen dificultades para vestirse, ducharse, lavarse los dientes o conducir debido a las molestias que ocasiona.

También sufren miedo, angustia y picor y un bajón impresionante cuando se enteran pero “si bien recibir el diagnóstico puede resultar impactante, paradójicamente también provoca una sensación de tranquilidad, ya que ponemos nombre a lo que nos sucede, añade el director de Acción Psoriasis, Santiago Alfonso.

Afortunadamente hoy en día gracias a la estrecha colaboración entre dermatólogos y reumatólogos, cada paciente puede recibir una atención y un tratamiento específico. Otro aliado importante es el oftalmólogo, que debe diagnosticar y tratar la uveítis u otras afecciones específicas de la enfermedad. Por último, la enfermedad inflamatoria intestinal también puede aparecer en la artritis psoriásica y requiere el manejo conjunto del paciente con el gastroenterólogo. La sinergia entre especialistas redundará en el manejo óptimo de la enfermedad con los consiguientes beneficios para el paciente.

También te puede interesar:

La artritis que se puede esconder tras una inflamación en tus dedos

Esto puede ser un indicio de psoriasis (y no tiene que ver con la piel)

La enfermedad crónica que sufre Ana Pastor desde hace años

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente