Kazajistán: una relativa calma regresa a Almaty tras varios días de violencia

·3 min de lectura

Tras dos días de violencia, una relativa calma ha vuelto a Kazajistán. El presidente ruso, Vladimir Putin, y su homólogo kazajo, Kassym-Jomart Tokayev, mantuvieron una "larga" conversación telefónica para tratar la situación de crisis en el país y acordaron mantenerse en contacto "permanente".

Kazajistán se enfrenta a una revuelta a gran escala en su territorio, provocada por la subida del precio del gas, que ha dado lugar a una violenta represión. Tras dos días de violencia, la capital, Almaty, parecía una ciudad fantasma, con la mayoría de los bancos, supermercados y restaurantes todavía cerrados, mientras los tanques de la policía patrullaban las calles, que seguían llenas de vehículos quemados.

"Todavía hubo algunos disparos esta mañana (sábado 8 de enero) que se escucharon alrededor de las 8 de la mañana. Es una calma relativa. Es una situación particular, pero tenemos la impresión de que el orden vuelve poco a poco a esta ciudad, que ha sido escenario de enfrentamientos muy violentos", describe Régis Gente, corresponsal de RFI en la región.

En el resto del país, las manifestaciones continúan, pero a una escala mucho menor que antes, con algunos manifestantes diciendo "debemos continuar, debemos obtener reformas políticas" y otros diciendo "hemos obtenido lo que queríamos, el precio del gas y del combustible ha vuelto a la normalidad", añade Régis Gente.

La detención del antiguo jefe de seguridad

Tras los disturbios, el Comité de Seguridad Nacional (KNB) declaró el sábado que su antiguo director, Karim Massimov, había sido detenido el jueves tras iniciarse una investigación por alta traición.

"El 6 de enero de este año, el Comité de Seguridad Nacional inició una investigación preliminar por alta traición", dijo en un comunicado. "El mismo día, el antiguo jefe de la KNB, K. K. Massimov, sospechoso de haber cometido este delito, fue detenido e ingresado en un centro de detención preventiva junto con otras personas", dice el comunicado.

Karim Kajymkanouli Massimov, ex primer ministro y estrecho aliado del expresidente kazajo Nursultan Nazarbayev, fue destituido esta semana al frente del KNB.

"Lo que está en juego es un cambio de élite, o al menos la vuelta al control de un presidente que hasta entonces tenía un poder más bien simbólico", resume Régis Gente.

Kazajistán, el mayor país de Asia Central, está sacudido por una protesta que estalló el domingo en las provincias antes de extenderse a otras ciudades y especialmente a Almaty, la capital económica, donde las manifestaciones se convirtieron en disturbios caóticos y mortales.

Una reunión entre Putin y el presidente kazajo "para restablecer el orden"

El jefe de Estado, Kassym-Jomart Tokayev, autorizó el viernes a las fuerzas de seguridad "disparar a matar" para sofocar cualquier rebelión y, respaldado por Rusia, descartó negociar con los manifestantes.

También mantuvo una "larga" conversación telefónica con su homólogo ruso para tratar la situación de crisis en Kazajistán, según informó el Kremlin en un comunicado el sábado. "Los presidentes intercambiaron puntos de vista sobre las medidas adoptadas para restablecer el orden en Kazajistán", dice el comunicado, que añade que los dos líderes acordaron permanecer en contacto "permanente".

Moscú también denunció los "burdos" comentarios del Secretario de Estado estadounidense Antony Blinken, quien advirtió el viernes que sería "muy difícil" para Kazajistán obtener la retirada de las tropas rusas una vez que se diera luz verde a una intervención en su territorio. "El secretario de Estado de EE.UU. trató de quitarle importancia a la tragedia que se está produciendo en Kazajistán", dijo el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso en un comunicado en Facebook.

Un contingente de tropas rusas y de otros países aliados de Moscú llegó el jueves a Kazajistán para apoyar al poder gobernante protegiendo edificios estratégicos y apoyando a las fuerzas del orden.

El ex presidente kazajo Nursultan Nazarbayev pidió a la población que apoyara al gobierno para hacer frente a la crisis del país, según dijo su portavoz el sábado. El ex jefe de Estado "hace un llamamiento a todos los ciudadanos para que se unan en torno al presidente de Kazajstán para que pueda superar esta crisis y garantizar la integridad del país", escribió el portavoz, Aidos Ukibay, en Twitter.

Con AFP

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente