Kazajistán: el Gobierno estima la situación estabilizada, algunos enfrentamientos persisten

·3 min de lectura

El gabinete de crisis le notificó al presidente Kasim-Yomart Tokáyev que "en todas las regiones" la situación fue apaciguada luego de días de protestas y disturbios que derivaron en casi 6.000 detenidos. "Las fuerzas de seguridad han liberado todos los edificios administrativos y se ha restablecido el trabajo de los servicios comunales y otros sistemas básicos", anunció el Ejecutivo en un comunicado. Sin embargo, autoridades locales informan que algunos choques persisten.

El Gobierno kazajo indicó haber puesto un cierre al conflicto que se desató a lo largo de las últimas semanas en diferentes regiones del territorio del país centroasiático al informar este domingo que la situación estaba estabilizada.

En la reunión que se llevó a cabo este 9 de enero, el gabinete de crisis informó al presidente Kasim-Yomart Tokátev que el contexto estaba próximo a normalizarse. Posteriormente, en un comunicado anunciaron que las fuerzas de seguridad “liberaron todos los edificios administrativos” y que se restableció “el trabajo de los servicios comunales y otros sistemas básicos”.

Las protestas, que se produjeron en las diversas regiones del país con la capital Almaty como epicentro, dejaron una cifra elevada de detenidos que alcanza a casi 6.000 personas -con una fracción importante de extranjeros- y decenas de muertos, entre los que figuran 16 policías, dos militares y alrededor de 164 civiles.

Persisten enfrentamientos entre manifestantes y la Policía

A pesar del anuncio del Ejecutivo, en la ciudad principal de la nación aún persisten enfrentamientos armados entre grupos de manifestantes que no se rinden y la policía.

“Los guerrilleros siguen ofreciendo resistencia armada. Hay signos de estabilización, pero también hay focos de resistencia cruenta”, detalló el alcalde Erzhan Babakumarov a un medio local. Añadió que la última noche fue “relativamente tranquila” y que inició el proceso de reparación del mobiliario urbano dañado.

El jefe de Estado remarcó que los organismos de seguridad tomarán todas las medidas necesarias para completar el restablecimiento del orden en el país. Entretanto, contó que se creará una comisión constitucional para resolver cómo se costearán las consecuencias negativas de las protestas, como la reconstrucción de edificios públicos.

Por expresa petición de Tokáyev, este lunes se desarrollará de manera remota una reunión entre los referentes de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva (OTSC), la alianza militar postsoviética que lidera Rusia. Allí se analizarán las medidas elegidas para normalizar la situación en suelo kazajo.

La mirada de Estados Unidos y la Unión Europea

El caos que se produjo en Kazajistán no fue ignorado por los grandes bloques del mundo. Mientras Rusia envió a sus tropas a respaldar a las fuerzas locales y a vigilar escenarios estratégicos para que los manifestantes no los perpetraran, el frente europeo –del que los kazajos son miembros- y el país norteamericano observaron nítidamente la situación.

En un tono diplomático, el representante de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, Josep Borrell, hizo pública su preocupación por la ola de violencia contra las protestas pacíficas que hubo en Kazajistán a lo largo de la última semana. Además, les pidió a las autoridades que respeten los derechos humanos y las libertades civiles.

En el comunicado difundido por el Servicio Europeo de Acción Exterior, también invitó a “evitar cualquier incitación a la violencia, actuar con moderación y evitar la explotación de los disturbios para otros fines”. Por último, añadió que la UE está dispuesta a “brindar asistencia para una resolución pacífica”.

Por otro lado, Anthony Blinken –secretario de Estado estadounidense- fue más intransigente en sus declaraciones en una entrevista con la cadena ABC. Manifestó que están buscando aclaraciones de los funcionarios kazajos sobre los motivos por los que llamaron a los militares rusos.

También fue muy crítico de la orden de “disparar a matar” que emitió el Ejecutivo de Kazajistán hace unos días. “La orden de disparar para matar, en la medida en que exista, es incorrecta y debería ser rescindida”, aseveró.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente