Karina enamoró a todo un país pero afronta los 75 en soledad

·5 min de lectura
Karina no ha tenido éxito en sus relaciones amorosas (@karina_artista_oficial)
Karina no ha tenido éxito en sus relaciones amorosas (@karina_artista_oficial)

La cantante Karina cumple 75 años rodeada de sus seres queridos, viviendo muy cerca de una de sus dos hijas y disfrutando a tope de su faceta favorita, la de abuela de sus dos nietos. Alejada de la música Karina sigue contando con fieles fans que recuerdan sus grandes éxitos y le muestran su cariño y admiración en redes sociales pero hay algo que le falta, el amor de pareja.

La tierna voz de Karina y su mirada inocente siguen intactas desde que era muy joven hasta día de hoy. La artista cobró relevancia durante el confinamiento con sus divertidos vídeos que la acercaron mucho a sus seguidores y, en alguno de esos vídeos, ya dejó caer que en ocasiones se sentía algo sola.

Karina lleva dos décadas sin pareja estable y veinte años es mucho tiempo, eso sí, ella asegura que “tengo a mi familia y amigos incondicionales, una vida llena y me siento bien conmigo misma”. Las flechas del amor no la han tocado últimamente y, en lo sentimental, no ha tenido demasiada suerte.

En su ‘baúl de los recuerdos’ particular se encuentra un listado de hombres que la han acompañado durante ciertos periodos de su vida pero que, al final, se han alejado de su viaje vital llegando Karina a la madurez completamente soltera.

Su primer gran amor fue Tony Luz que falleció en 2017 a los 74 años tras una enfermedad que no logró vencer. Lo suyo con Karina fue un flechazo que acabó en boda en el año 1973, cuando la cantante se encontraba en lo más alto de su carrera. Él era el fundador y guitarrista del grupo “Los Pekenikes” que, en su día, fueron teloneros de los mismísimos Beatles en Madrid.

Su historia de amor duró ocho años, sin embargo, tras convertirse en matrimonio, la alegría les duró once meses. A pesar de su ruptura, Karina siempre habló bien de Tony al que, según ella, le debe mucho del personaje artístico que todos conocemos. La cantante dijo que había confundido amistad con amor y que por eso se separaron.

Wedding of the Spanish singer Karina with Tony Luz, 1973, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)
Karina se casó con Tony Luz en 1973 (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images)

Tras Luz, llegó a la vida de Karina Carlos Manuel Díaz que es el hombre al que ella define como “el gran amor de su vida”. Carlos y ella se enamoraron en el teatro y, a los pocos meses estando locos de amor, decidieron casarse.

De su unión nació su primera hija, Azahara y sus padres siguieron juntos varios años hasta que decidieron divorciarse aunque quedaron como amigos y, de hecho, lo siguen siendo además de compartir la paternidad.

Ya a finales de los años 80, concretamente en 1988, apareció en el destino de Karina un excéntrico peluquero que luego cobraría relevancia mediática en los años 90 en los programas del corazón. Se trata de Juan Miguel “Juanmi” que es el padre de la segunda hija de Karina, Rocío.

Juan Miguel se unió posteriormente a la troupe televisiva de Tamara, Toni Genil, Leonardo Dantés, Paco Porras y compañía además de participar en realities como ‘Hotel Glam’. Pero, previamente a todo esto, era conocido por ser “el novio peluquero de Karina”.

Su relación es la más negra del currículum de la artista y es que, en sus horas bajas en la música, Karina cayó en el submundo de los montajes televisivos y de revistas. De hecho, con Juanmi fingió una boda en Bali que resultó ser un paripé sin ningún efecto legal ni religioso.

The Spanish singer Karina with her husband Juan Miguel, 1973, Madrid, Spain. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).
Juan Miguel llegó en las horas bajas de Karina y tuvieron a la segunda hija de la cantante (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).

El gran desengaño, según ella ha relatado, se lo llevó cuando pilló a su pareja siéndole infiel con un hombre. Entonces Karina huyó desde Castellón, donde residían, hasta Madrid con su hija y empezó una batalla legal que ella perdería, siendo la custodia de Rocío para el peluquero.

Con los años Karina logró volver a tener una relación cordial con Juan Miguel pero, aunque le perdonara, siempre sostuvo que no será jamás capaz de olvidar lo que le hizo.

A pesar de la mala experiencia, la artista volvió a confiar en el amor con Domingo Torroba y la jugada le salió rana por lo mismo. Otro montaje con boda falsa de por medio y un hombre que admitió que era gay y que nunca había estado enamorado de Karina, de hecho, aunque se arrepintió públicamente en “Abierto al Anochecer” (programa nocturno con Jordi González) también ironizó bromeando sobre que “Parece que Karina vaya a buscar sus novios a Chueca.”

The Spanish singer Karina with her boyfriend Domingo Torroba in Mexico, 15th April 1996, Mexico. (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).
Domingo Torroba admitió no haber amado nunca a Karina (Photo by Gianni Ferrari/Cover/Getty Images).

La imagen de la artista estaba por los suelos y, en cierto modo, nunca logró recuperar el estatus mediático de artista seria que no entra al trapo de la prensa amarilla. Muchos la vieron como una friki y a día de hoy, siguen viéndola del mismo modo pero con el atenuante que supone su edad avanzada.

Su último gran fracaso amoroso fue con Miguel León, vivieron una relación privada y, cuando la historia se terminó, Karina le agradeció la discreción públicamente. Ahora la cantante ha dado paso a una mujer tranquila que vive retirada del foco mediático y que, tras muchas vivencias, ha dejado de buscar el amor.

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente