Quién es Kamala Harris, la elegida por Biden como compañera de fórmula

LA NACION
·5 min de lectura

WASHINGTON.- Kamala Harris, que era ampliamente considerada como la favorita para ser elegida por Joe Biden como su compañera de fórmula para las elecciones del 3 de noviembre, tiene un historial diverso y un currículum de alto nivel, con experiencia en el Senado y como fiscal general de California, además de fiscal de distrito en San Francisco.

"Mi madre me decía a menudo: 'Kamala, podrías ser la primera en lograr muchas cosas. Asegúrate de no ser la última'", le gustaba repetir a Harris durante su desafortunada campaña para las primarias demócratas, a la que puso fin en diciembre.

Fin del misterio: Biden eligió a Kamala Harris como candidata a vicepresidenta

De padre jamaiquino y madre india, Harris ya estaba en los focos de la prensa norteamericana al haber participado De la carrera por la nominación demócrata el año pasado y, durante un tiempo, fue considerada una de las principales candidatas.

Harris (de 55 años), no obstante, ha tenido algún encontronazo con Biden en el pasado. Durante el primer debate de las primarias, sugirió que sus opiniones contra los programas de transporte y distribución de niños por escuelas que trataba de corregir la segregación en los años 70 resultaron dañinas. Entonces, Harris contó conmovida cómo, cuando era niña, viajaba en uno de los ómnibus que llevaban a estudiantes negros a barrios blancos. El agrio intercambio con el exvidepresidente de Barack Obama la hizo disparar en las encuestas. Pero, en tiempos de política moderna estadounidense, eso fue hace mucho tiempo ya.

A pesar de un inicio de campaña con bombos y platillos frente a más de 20.000 personas, Harris rápidamente bajó en los sondeos, sin lograr definir claramente su candidatura. Tras finalmente abandonar las primarias antes de las primeras votaciones en febrero, anunció su respaldo a Biden en marzo.Algunos aliados de Obama no le perdonaban no haberse retractado lo suficiente de sus críticas y advertían contra una compañera de fórmula demasiado "ambiciosa", una apreciación considerada sexista por los partidarios de Harris. Pero su experiencia en los poderes legislativo, judicial y ejecutivo y una personalidad que mezcla risa contagiosa y dureza como exfiscal, finalmente venció esos temores.

Harris le ofrece a Biden acceso a financiación en California (logró recaudar dos millones de dólares para Biden en un reciente evento virtual), es rápida en la arena política y satisface a aquellos que pedían que Biden escogiera a una mujer negra como vicepresidenta.

La veterana política también se ha ganado las alabanzas de gran parte de los demócratas por ser una destacada defensora de la reforma policial a la luz de la reciente ola de protestas que sacudieron al país.Pragmática e ideológicamente moderada, la senadora proporcionará a la fórmula demócrata, además de una historia personal inspiradora, un estilo de campaña más combativo que el que caracteriza al candidato a presidente.

De ganar, no sería el primer techo de cristal que rompería Harris, que ya en 2011 se convirtió en la primera mujer fiscal general de California. Seis años después se convirtió en la segunda mujer negra en ser elegida para la Cámara alta, y sus duras intervenciones en los primeros compases de la administración Trump no tardaron en hacer de ella una figura conocida a nivel nacional.

Orígenes

Harris creció en Oakland, en la California progresista de los años 1960, orgullosa de la lucha por los derechos civiles de sus padres: un jamaiquino profesor de economía y una india tamil, actualmente fallecida, investigadora del cáncer de mama.

Estudió en la Universidad de Howard, fundada en Washington para recibir a estudiantes afroestadounidenses segregados, y recuerda regularmente su membresía en la asociación de estudiantes negros Alpha Kappa Alpha.

Casada desde agosto de 2014 con Douglas Emhoff, abogado y padre de dos hijos, Kamala Harris pone a su familia primero: había elegido a su hermana Maya para liderar su fallida candidatura a las primarias.

Por lo general mordaz con sus oponentes, el presidente Donald Trump había dicho en julio que sería "una buena elección" para Biden.

El magnate republicano "no tiene ni idea de cómo manejar o calificar a Kamala Harris", reaccionó su vocera cuando ella era candidata, Ian Sams. "Está desconcertado con mujeres fuertes como ella".

En el Senado, Harris se hizo conocida por sus interrogatorios, a veces de tono escalofriante, durante audiencias de alta tensión. Como candidata a las primarias, también había prometido "liderar la acusación" contra Trump. Pero su pasado como fiscal también le pesa en contra.

Desde Carolina del Sur hasta Michigan, los votantes negros y progresistas lamentan su reputación de dureza. Cuestionan en particular sus iniciativas como fiscal para castigar fuertemente los delitos menores que, según sus críticos, afectaron más que nada a las minorías.

Al reunirse con los votantes, su imagen cálida también contrasta con cierta rigidez, mostrando en ocasiones una falta de autenticidad. "Algunos, especialmente entre los jóvenes negros, la ven como parte del problema, no como la solución", advirtió David Barker, profesor de ciencias políticas en la American University en Washington.

Resta ver si ahora Harris logrará movilizar a este electorado potencialmente clave para alcanzar, junto a Biden, la Casa Blanca.

Agencia AFP, BBC Mundo y diario El País