"Kamala es el futuro": los demócratas, en éxtasis con su vicepresidenta electa

Laura BONILLA
·4 min de lectura

"¡Alguien que se parece a mí en la Casa Blanca!", exclama jubilosa una joven negra al celebrar en Times Square la elección de Kamala Harris como primera vicepresidenta de Estados Unidos, y también la primera de color e hija de inmigrantes, resumiendo el sentir de muchos demócratas a lo largo del país.

Su elección, que aporta energía y diversidad al futuro gobierno del presidente electo Joe Biden, hace desbordar de entusiasmo sobre todo a las mujeres que hace cuatro años vieron con horror cómo se desmoronaba su sueño de tener una presidenta cuando Hillary Clinton sufrió una sorpresiva derrota frente a Donald Trump.

Kamala "es inteligente, es brillante, es divertida, es hermosa, es real, tiene mi edad y es un ejemplo fantástico para las niñas", dijo a la AFP extasiada Theodora Egbuchulam, una abogada negra de 55 años, mientras celebraba la victoria de Biden y Harris en Nueva York.

"Kamala es el futuro" y su elección "muestra a los niños y niñas que Estados Unidos se parece más a nosotros, y no a un hombre blanco típico", se felicitó.

"Esto es increíble, nunca tuvimos una mujer en un cargo de poder tan alto. Representa tanto. ¡Podría llegar a ser nuestra próxima presidenta!", señaló su amiga Devi Kowlessar, una agente inmobiliaria que como Kamala es de origen indio, en referencia a la avanzada edad de Biden, 77, y a la posibilidad de que Harris, de 56, sea la candidata presidencial en 2024.

"Ahora lo que queremos es que vuelva a unir a los estadounidenses. Que una a la gente, que traiga amor", dijo Kowlessar, que describió a Kamala como a una madre que puede cicatrizar al país tras cuatro años de aguda polarización.

- De la ficción a la realidad -

"'Señora vicepresidenta' ya no es un personaje de ficción", tuiteó la actriz Julia Louis-Dreyfus, que interpretó ese papel en la popular serie de HBO "Veep" y fue una de las tantas celebridades en congratularse del triunfo de Kamala.

Para su discurso triunfal el sábado de noche en Wilmington, Delaware, Harris vistió un traje sastre blanco, un homenaje a las sufragistas y su larga lucha por el derecho al voto de la mujer.

Dirigiéndose al país, dijo pensar en su madre india que emigró a Estados Unidos a los 19 años y "en las generaciones de mujeres negras, asiáticas, blancas, latinas, nativas americanas, que allanaron el camino".

Robin Brown, que ayuda a mujeres demócratas pro-aborto a ser electas en el estado de Nueva York como directora política de la organización Eleonor's Legacy, celebró su victoria vistiendo una camiseta rosa que leía "Querida Sra. Vicepresidenta".

"Todavía no puedo creer que tendremos a alguien que se parece a mí en la Casa Blanca, es algo que nunca pensé que sería posible porque hemos estado tan cerca cada vez" sin lograrlo, dijo a la AFP esta mujer negra de 36 años. "Kamala es alguien a quien puedo admirar".

Kelly Dittmar, directora de investigación del Centro de Mujeres y Política de la Universidad de Rutgers, cree que Harris traerá a la Casa Blanca "la perspectiva y experiencia de vida de una mujer negra y del sudeste asiático que ha pasado su vida en Estados Unidos", un lente muy diferente al de sus colegas hombres blancos.

- Una perspectiva diferente -

"De eso se trata la representación, de traer perspectivas diferentes a la mesa y eso produce una mejor toma de decisiones, más inclusiva", estimó.

Harris, calificada de "monstruo" por Trump en la campaña, obtuvo un fuerte apoyo entre las minorías. Muchos confesaron que no votaron por Biden sino por ella, una dinámica abogada de padre jamaicano y madre india, con experiencia en cargos electos como exfiscal general de California y senadora. 

"Trajo un cierto nivel de emoción y entusiasmo que ayudó" a Biden, sobre todo porque tras un número récord de mujeres electas al Congreso en 2018, y luego del triunfo de Biden en las primarias sobre un récord de precandidatas presidenciales, había "inquietudes sobre una regresión, una vuelta a un liderazgo masculino blanco", opinó Dittmar.

Sus simpatizantes tienen la esperanza de que sea el comienzo de una nueva era.

"Podré ser la primera mujer en este cargo, pero no seré la última", aseguró Harris en su discurso de victoria. "Porque cada niña que me está mirando esta noche ve que este es un país de posibilidades".

"El techo de cristal se ha quebrado", dijo emocionada Vera Green, una consultora en administración de 29 años. "Éste es un paso gigante para las mujeres".

lbc/lda