"Kaili llamó a la policia", asegura el abogado de la eurodiputada

Cuando estalló el escándalo de corrupción en el Parlamento Europeo, lo primero que hizo Eva Kaili fue llamar a la policía belga. Según su abogado, Michalis Dimitrakopoulos, es la mayor prueba de su inocencia.

En una entrevista con Euronews, Dimitrakopoulos ha explicado la versión de la ex vicepresidenta del Parlamento Europeo. "Esto es una prueba seria: que su primer movimiento fuera hablar con la policía. Esto significa que no era consciente de que había algo ilegal en su casa, de lo contrario no habría llamado a la policía. Pero no fue posible porque la policía no hablaba inglés y entonces ocurrió el resto", ha defendido el eurodiputado.

Según el abogado, Kaili no sabía nada del dinero y sólo se enteró al ver las noticias. Fue entonces decidió llamar a los compañeros de su pareja, Francesco Giorgi, -la mayoría de ellos ahora también acusados de corrupción- para deshacerse del dinero que posteriormente se encontró en su apartamento y en una maleta que llevaba su padre.

También niega haber aceptado sobornos de Catar e insiste en que sus decisiones políticas estaban alineadas con los intereses europeos. "La Unión Europea necesitaba gas, así que la Sra. Kaili no ofreció ningún servicio a Catar a cambio de sobornos. La primera y única votación en la que participó la Sra. Kaili se refería al derecho de los ciudadanos Cataríes a venir a la UE sin visado, que se aprobó con una mayoría del 70% frente al 30%, por lo que el voto de la Sra. Kaili no tenía ningún valor", ha asegurado Dimitrakopoulos.

La semana que viene, la eurodiputada griega volverá a los tribunales, donde se decidirá si permanece en la prisión belga de Haren. Su abogado pedirá que se la deje en libertad condicional. "El juez [Michel] Claise dijo que no tenia pruebas para fundamentar la acusación de soborno, pero que podrían encontrarse pruebas en el futuro. Esto no es compatible con el Estado de Derecho, con el Estado de Derecho europeo, mantener a alguien en prisión con la perspectiva de encontrar pruebas en el futuro. Es jurídicamente incorrecto. Quiero creer que no hay influencia política en esta decisión", ha sentenciado.

El abogado ha explicado que el único momento de alegría de Kaili desde que fue detenida fue cuando por fin le permitieron ver a la hija de dos años que comparte con Giorgi en prisión.