JxCat y ERC pactan otra frágil tregua para evitar más desgaste antes del 14F

Agencia EFE
·3 min de lectura

Barcelona, 19 nov (EFE).- Veinticuatro horas después de su última crisis interna, que ha afectado incluso al funcionamiento del comité de crisis del Govern frente a la pandemia de COVID-19, JxCat y ERC han sellado otra frágil tregua, para evitar más desgaste a las puertas de las elecciones previstas para el 14 de febrero.

Ambos socios del Govern han optado este jueves por pasar página al enfrentamiento público que protagonizaron ayer miércoles, cuando ERC acusó abiertamente a JxCat de estar detrás de la "filtración" de un borrador del plan de desescalada que preparaba la conselleria de Salud para flexibilizar algunas restricciones por la COVID.

A primera hora del miércoles, la crisis en el Govern alcanzó su punto de ebullición, cuando ERC anunció que abandonaba el comité de crisis, donde los consellers de una y otra formación política debían consensuar ese plan, y exigió a sus socios un compromiso de lealtad.

Viendo el terremoto político que este nuevo choque interno estaba provocando en plena gestión de la segunda ola de la pandemia, el vicepresidente del Govern, Pere Aragonès, y la consellera de la Presidencia, Meritxell Budó, se reunieron en el Parlament para rebajar tensión y, más tarde, el comité de crisis de la Generalitat retomó sus trabajos para culminar el plan de desescalada.

Este plan de flexibilización de las restricciones por la COVID ha quedado definido este jueves y los encargados de presentarlo han sido Aragonès, máximo representante de ERC en el Govern, y Budó, la consellera de mayor rango de JxCat, con la intención de escenificar unidad y dar por finiquitada la crisis lo antes posible.

En un calculado reparto de papeles en la rueda de prensa, solo Aragonès se ha referido a la crisis vivida en el Govern, mientras Budó se centraba en detallar las medidas.

Aragonès ha "lamentado" las nuevas tensiones internas y ha hecho autocrítica: "No hemos sabido construir esta estrategia de forma pública con el respeto que se merece la ciudadanía".

"Lección aprendida", ha asegurado Aragonès, que ha querido destacar que finalmente haya sido posible acordar una "estrategia compartida" sobre la flexibilización de las restricciones.

Sin embargo, fuentes de ambas formaciones consultadas por Efe reconocen la fragilidad de este nuevo cese de las hostilidades.

Ambas partes coinciden en señalar que la imagen de división ofrecida ayer, y más en torno a un asunto tan delicado como la lucha contra la pandemia, perjudica tanto a JxCat como a ERC.

Por ello, según las fuentes consultadas, la "voluntad" es que la tregua aguante hasta las elecciones, pero nadie da por hecho que eso se consiga, porque quedan cerca de tres meses y las dificultades de gestión pueden volver a hacer aflorar las tensiones.

Ambos socios son conscientes de que la legislatura está agotada y el Govern, sin president desde la inhabilitación de Quim Torra en octubre, funciona en buena medida por inercia pero sin cohesión ni solidaridad interna, con los consellers de JxCat y ERC tratando de evitar que los errores del otro les perjudiquen también a ellos.

Tras la inhabilitación de Torra, los miembros de JxCat y ERC en el ejecutivo catalán pactaron una tregua que se acabó desmoronando y, ahora, su maltrecha unidad volverá a ponerse a prueba.

La paradoja es que, pese a sus constantes fricciones públicas y su batalla por la hegemonía del independentismo, tras las próximas elecciones muy probablemente, y salvo sorpresas que en este momento no detectan las encuestas, van a tener que volver a pactar y gobernar juntos.

El presidente del grupo de ERC en el Parlament, Sergi Sabrià, una de las voces públicas más críticas de su partido con ciertas actitudes de JxCat, se ha referido a ello en una entrevista en Catalunya Ràdio: la "represión" contra el independentismo, ha dicho, "reduce las opciones" de acuerdos postelectorales.

Según Sabrià, "el único proyecto que puede funcionar en este país, y la pandemia lo vuelve a demostrar otra vez", es la independencia, y "las posibilidades de tirar esto adelante son las que son, los compañeros de viaje pueden ser los que pueden ser".

Roger Mateos

(c) Agencia EFE