Juzgados por salvar vidas: "Cubríamos un hueco que los Estados no han cubierto"

Carlota E. Ramírez

Los bomberos Manuel Blanco, Quique Rodríguez y Julio Latorre fueron tres de las miles de personas que se levantaron el 2 de septiembre de 2015 con la foto del horror: el cuerpo del pequeño Aylan Kurdi, de tres años, yacía sobre la arena de una playa turca tras naufragar en el tercer intento de sus padres de sacarle del horro de la guerra y llegar a suelo Europeo. Blanco, Rodríguez y Latorre no dudaron ni un momento en poner rumbo a Grecia para tratar de evitar más tragedias así: "Esa foto no sólo nos removió la conciencia, también nos hizo levantarnos del sofá", cuenta Blanco a El HuffPost. El próximo 7 de mayo serán juzgados por ello: están acusados de tentativa de tráfico de personas y aún no tienen muy claro por qué. Podrían condenarles hasta a diez años de prisión.

Los hijos de los tres bomberos tienen edades similares a la del pequeño Aylan y esa fue una de las razones por las que sus padres se embarcaron hacia Grecia: "Esa foto, además de remover nuestras conciencias, nos hizo levantarnos del sofá. Pensamos que teníamos que hacer algo y que, si pasara algo, o si no estuviésemos a salvo de una guerra, nos gustaría que alguien nos echara una mano". Se unieron a la ONG Proem Aid porque les parecía "una barbaridad que fuese el mar el que decidiera si una persona entraba o no en Europa", cuenta Blanco.

En diciembre de 2015 ya hicieron sus primeras misiones de rescate. Cuando llegaron, contactaron con las autoridades españolas en Grecia, así como con las autoridades locales. Hablaron con los compañeros para organizarse. "Nos dirigimos a los guardacostas griegos y les comentamos que teníamos una embarcación pequeñita pero mucha capacidad de rescate por nuestra preparación y formación y así ellos podrían asignarnos una zona de salvamento que tuviesen desatendida", cuenta Blanco.

Una vez hechos estos trámites, se pusieron a trabajar en la zona sureste de la isla, cerca de un campamento de refugiados que había en la zona...

Sigue leyendo en El HuffPost