Un juzgado ordena indemnizar a los sanitarios por su desprotección en la primera ola

·3 min de lectura
Sanitarios durante la pandemia. (Photo: DeFodi Images via Getty Images)
Sanitarios durante la pandemia. (Photo: DeFodi Images via Getty Images)

Un juzgado de Alicante ha condenado a la Conselleria de Sanidad a indemnizar a los médicos, con cantidades que van desde los 5.000 hasta los 49.000 euros, por la falta de elementos de protección a la que fueron sometidos durante la primera ola de la pandemia de la covid-19.

El Juzgado de lo Social número 5 de Alicante ha dado la razón al Sindicato Médico de la Comunitat Valenciana (CESM-CV) en un fallo en el que señala que la Conselleria de Sanidad tiene “la obligación”, en aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales, de “adoptar medidas y medios de protección tanto colectivos como individuales”.

El fallo, que no es firme y contra el que cabe recurso, añade que el incumplimiento de las medidas de prevención individual ha significado un grave riesgo para la seguridad y la salud de todos los trabajadores sanitarios, especialmente para el personal facultativo, “por su exposición directa al riesgo de contagio que ha significado”.

Añade que Sanidad infringió la obligación de tomar medidas “desde el conocimiento que se tenía de la existencia de una pandemia de COVID-19 y, especialmente, desde la declaración del estado de alarma” que estableció el real decreto del 14 de marzo de 2020.

Según la sentencia, durante los meses de marzo, abril y mayo de 2020, el personal sanitario de los centros médicos de Alicante, entre los que se encontraban los 154 trabajadores demandantes, solo dispuso de una mascarilla por semana para la prestación de sus servicios, ya que las que se disponían estaban guardadas bajo llave por los responsables del respectivo centro.

“Se vieron en la necesidad de reutilizar batas desechables” y no se les facilitó gorros sanitarios, ya que se estimó que no eran necesarios, al igual que las pantallas, y a partir del mes de junio de 2020 fue cuando empezaron a tener mayor abastecimiento.

Asimismo, indica que los facultativos sanitarios “tienen derecho a ser indemnizados por los daños y perjuicios personales y morales”, y por ello establece distintas indemnizaciones.

La indemnización correspondiente

Así, establece 5.000 euros para cada uno de los trabajadores que fueron forzados a trabajar sin elementos de protección adecuados, de 15.000 euros para cada uno de los trabajadores que fueron objeto de aislamiento por contacto con afectados de covid-19; de 35.000 euros para cada uno de los trabajadores que se contagiaron pero no precisaron ingreso hospitalario; y de 49.180 euros para cada uno de los trabajadores contagiados de covid-19 que fueron hospitalizados.

Asimismo, condena a la Conselleria a la “adopción inexcusable de las medidas de protección, previa evaluación de los riesgos y puestos de trabajo por los servicios de prevención correspondientes”, y a dotar a los profesionales “de los medios de transporte y protección individual en la atención domiciliaria sea en jornada ordinaria o en atención continuada”.

También le condena a dotar al personal de los equipos de protección compuestos, al menos, por soluciones hidroalcohólicas, batas impermeables, mascarillas FPP2, FPP3, gafas de protección, calzas específicas, guantes y contenedores grandes de residuos.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente