Justicia marroquí condena a 11 meses de cárcel a migrantes que intentaron cruzar a Melilla

·4 min de lectura
© EFE/ Mohamed Siali

En la ciudad marroquí de Nador, un juzgado condenó a 11 meses de prisión a 33 migrantes que participaron en el asalto masivo a una valla para entrar a la ciudad española de Melilla, situada a un extremo norte del país africano. Esto, luego de que el pasado 24 de junio miles de personas intentaran cruzar el enclave, en lo que terminó en una tragedia con la muerte de 23 migrantes y acusaciones de profunda represión por parte de la policía marroquí.

Además de la condena, los condenados tendrán que pagar una multa de 500 dirhams, aproximadamente 47 euros y una compensación de 3.500 dirhams, alrededor de 330 euros por los daños causados a los agentes y a los bienes públicos.

En una sesión previa, los acusados habían reconocido que habían entrado a Marruecos de forma ilegal, pero negaron otras acusaciones, como las de "facilitar y organizar la entrada y salida de personas extranjeras de forma clandestina desde y hacia Marruecos, aglomeración armada en la vía pública y ultraje a funcionarios públicos".

En una audiencia realizada el 4 de julio, la defensa de los migrantes, quienes en su mayoría son provenientes de Sudán, alegó su estatuto de refugiados, con el fin de obtener libertad condicional, sin embargo, el juez negó la petición y dictaminó la sentencia.

Otras 32 personas fueron arrestadas en el mismo grupo que intentaba cruzar y se les acusa por delitos más graves, se espera la audiencia el 27 de este mes. Son señalados facilitar la entrada y salida de personas a Marruecos, secuestro y retención de agentes de las fuerzas públicas para usarlos como rehenes, provocar un incendio en un bosque y violentar a los agentes marroquíes.

Un intento desesperado

Según reportaron las autoridades de Marruecos, el pasado 24 de junio, un grupo de aproximadamente 2.000 personas intentó cruzar de forma masiva la valla de la ciudad española de Melilla.

Se reportó un saldo de 23 migrantes muertos, que cayeron cuando escalaban la valla. 76 quedaron heridos, 13 de ellos de gravedad. Todos los heridos, agentes y migrantes, fueron trasladados a dos hospitales de la ciudad de Nador.

En cuanto a los agentes marroquíes, que trataron de contener el numeroso grupo, 140 quedaron heridos, cinco de ellos reportaron heridas graves. Testigos dijeron que los hechos se “caracterizaron por el uso de métodos muy violentos". Al lado español, 49 agentes de la Guardia Civil y otros 57 inmigrantes quedaron heridos.

Autoridades españolas reportaron que 133 de los migrantes consiguieron cruzar la valla e ingresar a España por la ciudad de Melilla. La Delegación del Gobierno de la ciudad autónoma informó que estas personas pidieron asilo en España.

El presidente de la unión Africana, Moussa Faki Mahamat, pidió que se realice una investigación de lo ocurrido el 24 de junio, ya que las autoridades marroquíes han recibido acusaciones de haber matado a algunos de los migrantes. Estas responden diciendo que murieron al caer de la valla.

Faki también recordó a todos los países sus obligaciones con el derecho internacional, pidiendo un trato digno para los migrantes:

"Expreso mi profunda conmoción y preocupación por el trato violento y degradante a los migrantes africanos que intentan cruzar una frontera internacional de Marruecos a España, con la consiguiente violencia que provocó la muerte de al menos 23 personas y muchas más heridas", dijo en Twitter.

Este no es el primer hecho que se presenta recientemente, en abril de este mismo año, un grupo cifrado en 2.500 personas por las autoridades, todos de origen subsahariano, intentaron saltar la misma valla, se cree que unos 500 lograron su objetivo.

Según medios locales, el ingreso de migrantes por medio de la valla se ha duplicado en los últimos años, solo en 2021 se registraron 950 entradas de migrantes de origen subsahariano que buscan un mejor futuro en Europa.

El pasado mes de marzo, Marruecos y España retomaron sus relaciones bilaterales tras meses de una fuerte tensión causada a raíz de que Madrid acogió en 2021 a Brahim Gali, líder del Frente Polisario, movimiento con el cual Rabat tiene rivalidad desde hace décadas por el dominio del Sáhara Occidental.

Tras este hecho, solo en la primavera de 2021, 8.000 migrantes lograron pasar la frontera en la ciudad de Ceuta, también situada al norte de Marruecos, lo que fue percibido por la Moncloa como un acto de represalia por haber acogido a Gali. Finalmente, en marzo, ambos países llegaron a un acuerdo, cuando Madrid accedió a abandonar su postura neutral respecto al Sáhara.

Con EFE y medios locales

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente