Justicia europea declara a Rusia "responsable" del asesinato de Alexander Litvinenko

·4 min de lectura

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos señaló a Rusia como principal responsable del asesinato del exespía Alexander Litvinenko. El Kremlin rechazó el fallo rotundamente, pero aún así tendrá que indemnizar a la viuda de la víctima.

El Tribunal Europeo de Derechos Humanos declaró este 21 de septiembre a Rusia “responsable” del asesinato de Alexander Litvinenko, exoficial del Comité para la Seguridad del Estado (KBG por sus siglas en ruso), que murió tres semanas después de ingerir un té verde mezclado con una sustancia radioactiva conocida como polonio 210. El veredicto se dio a conocer en la Corte Europea de Estrasburgo, en Francia.

Para el tribunal, Rusia “violó el derecho a la vida de Litvinenko, tanto en el aspecto material como procesal, ya que las autoridades rusas no realizaron una investigación interna efectiva".

A pesar de las pruebas en las que se basa la acusación, el Kremlin se apresuró a rechazar el fallo.

“Moscú no acepta la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), que falló este martes que el envenenamiento mortal en 2006 del exagente del KGB Aleksander Litvinenko en el Reino Unido es imputable a Rusia", declaró.

A lo que Dmitri Peskov, el portavoz de la Presidencia rusa, agregó que "es poco probable que el TEDH tenga competencias y capacidades tecnológicas para tener información sobre ese asunto". El funcionario recalcó que su país no está dispuesto a "hacer caso a estas decisiones".

El fallo sostiene que Rusia tendrá que indemnizar a María Anna Cárter, viuda de Litvinenko, con 117.000 dólares estadounidenses por causarle daños psicológicos y otros 26.000 dólares por los gastos invertidos en el caso.

El fallo del TEDH se apoyó en una investigación británica de 2016

En ella se atribuye culpabilidad material a Andrei Lugovoy, antiguo guardaespaldas de la KGB y al ruso Dmitry Kovtunotro. Sin embargo, consideraron probable que el autor intelectual haya sido el Servicio Federal de Seguridad (FSB).

Los acusados Lugovoy y Kovtun han desmentido su implicación en el caso en repetidas ocasiones. En una entrevista para Reuters, Lugovoy se pronunció al respecto: "Creo que es extremadamente idiota y perjudicial para la reputación de la Corte Europea de Derechos Humanos", dijo sobre la acusación.

Sin embargo, las autoridades del Reino Unido no han podido iniciar un proceso penal ya que los sospechosos se encuentran en Rusia, país cuya Constitución no permite la extradición de sus nacionales.

"Varias razones por las que el Estado ruso hubiera querido matar a Litvinenko"

Litvinenko era un desertor y crítico activo del Gobierno de Vladimir Putin. El exespía acusó al Servicio Federal de Seguridad de Rusia de haber llevado a cabo una serie de ataques con bombas en 1999 donde murieron 200 personas. El Kremlin había culpado a los rebeldes chechenos de esto, por lo que vio la acusación como una traición. El exagente también acusó a Putin de estar en complicidad con el crimen organizado.

El juez a cargo de la investigación aseguró que los rusos estaban al tanto de que la víctima había empezado a cooperar con el servicio de inteligencia extranjera de Gran Bretaña. De hecho, en 2006, un mes antes de su muerte, este país le otorgó la ciudadanía.

Estos motivos llevaron a Litvinenko a pensar que Putin estaba detrás de su asesinato, como se lo manifestó a algunos detectives antes de su muerte.

Londres acusa a un tercer espía ruso implicado en el caso Skripal

El acusado se llama Denis Sergeev, también conocido como Sergey Fedotov. Ha sido acusado de envenenar con Novichock, un arma química, a Serguéi Skripal y su hija Yulia en Salisbury, Inglaterra en marzo de 2018.

Las autoridades han relacionado a Sergeev y otros dos sujetos que ya pagan culpa, Petrov y Boshirov, con los servicios de inteligencia militar rusa. "Los tres son individuos peligrosos. Han intentado asesinar a personas en el Reino Unido y han traído armas químicas extremadamente peligrosas a este país por medios desconocidos", señaló Dean Haydon, coordinador nacional de la unidad antiterrorista del Reino Unido.

Además, un portavoz de Downing Street dijo que "siempre hemos dicho que esta no fue operación clandestina y solo el Estado ruso tenía los medios técnicos, la experiencia y los motivos para llevar a cabo este ataque".

Algo que el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia también ha desmentido. De hecho, acusan al Reino Unido de “utilizar el caso de envenenamiento del exagente doble Serguéi Skripal como una herramienta para presionar a Moscú y avivar el sentimiento antirruso”.

Con EFE y Reuters

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente