Justicia española reactiva causa por crímenes de lesa humanidad contra líder saharaui

·2 min de lectura
El líder del independentista Frente Polisario saharaui, Brahim Ghali, el 27 de febrero de 2021 en Tindouf

La justicia española reabrió una causa por crímenes de lesa humanidad contra el líder del independentista Frente Polisario saharaui, quien se encuentra en el origen de la actual crisis diplomática entre España y Marruecos.

Brahim Ghali, líder del Polisario, se encuentra ingresado desde abril en un hospital de Logroño (norte de España) aquejado de covid-19, según sus allegados.

Su presencia en suelo español le ha valido de momento una convocatoria ante la justicia el 1 de junio próximo, para responder por una querella por "torturas" presentada por un disidente del Polisario.

A esa causa se suma ahora la reapertura de otra, presentada hace años por la Asociación Saharaui para la Defensa de los Derechos Humanos, por presuntos crímenes de lesa humanidad (genocidio, torturas, asesinatos y desapariciones), según indicaron este martes a AFP fuentes jurídicas.

Dichos crímenes habrían sido cometidos, según esa asociación, contra disidentes saharauis refugiados en Tinduf, en el oeste de Argelia.

La causa, admitida a trámite en su momento por la Audiencia Nacional, un alto tribunal con sede en Madrid, ha sido reabierta por la presencia en suelo español de Brahim Ghali, y porque la policía pudo formalmente identificarlo.

El próximo paso a partir de ahora podría ser una convocatoria ante la Audiencia Nacional, lo que de momento no ha ocurrido.

Brahim Ghali es el líder del Polisario, que milita por la independencia del Sáhara Occidental, una ex colonia española controlada en su mayor parte por Marruecos, que propone una autonomía bajo su soberanía.

La acogida en España de Ghali irritó al gobierno marroquí, para el que la cuestión del Sáhara Occidental es extremadamente sensible.

En este contexto de tensión diplomática creciente desde abril, el enclave norteafricano español de Ceuta se vio sorprendido este lunes y martes por un movimiento migratorio masivo desde Marruecos, con más de 8.000 llegadas.

Varios analistas consultados por AFP afirmaron que esas llegadas se debieron al laxismo de las autoridades marroquíes, que de esta forma quieren expresar su malestar incidiendo en una cuestión sensible para España: la gestión de la inmigración irregular desde África.

avl/mg/mb