Justicia belga se concentra en eventuales cómplices de los ataques de 2015 en París

·2 min de lectura
El abogado Michel Bouchat responde a las preguntas de los periodistas en el tribunal de Bruselas, en Bélgica, sobre el caso de los ataques terroristas de París, el 2 de febrero de 2021

La justicia belga inició el martes el examen de los cargos contra veinte personas bajo sospecha de complicidad en los atentados yihadistas perpetrados el 13 de noviembre de 2015 en París.

Se trata de los sospechosos que no han sido incluidos en el expediente judicial francés, que debe dar lugar a un proceso en París a partir del 8 de septiembre de 2021 y debería dudar unos seis meses.

El proceso previsto en la capital belga podría extenderse durante varias semanas.

Este martes la Cámara del Consejo de Bruselas inició el examen, a puerta cerrada, de cuáles de los 20 acusados serán enviados a la sala de lo penal por "participación en las actividades de un grupo terrorista".

Los atentados de 13 de noviembre, reivindicados por la organización radical Estado islámico (EI), dejaron un saldo de 130 muertos en París y en la localidad de Saint Denis, y en gran parte esos ataques fueron preparados en Bélgica.

El expediente de instrucción belga, bautizado 'París Bis' por la fiscalía federal, se refiere a la ayuda material a los yihadistas que pasaron por Bruselas, incluido Salah Abdeslam, el único miembro todavía vivo de los comandos del 13 de noviembre.

Abdeslam fue detenido en la capital belga el 18 de marzo de 2016.

La mayoría de los sospechosos está formada por personas que gravitaban en el entorno de Abdeslam, de su amigo Mohamed Abrini, o los hermanos Ibrahim y Jalid El Bakraoui, dos de los suicidas en el doble atentado en Bruselas en marzo de 2016.

Ahora queda por determinar si contactos telefónicos regulares, un transporte en coche o frecuentar un apartamento utilizado para esconder a yihadistas convierten necesariamente a estos acusados en cómplices conscientes de la célula.

Entre los sospechosos susceptibles de ser juzgados, la fiscalía todavía investiga lo ocurrido con los yihadistas belgas Sammy Djedou y Youssef Bazarouj.

La muerte de Djedou -nacido en Bélgica y de padre originario de Costa de Marfil. había sido anunciada en diciembre de 2016 por el departamento de Defensa estadounidense.

Bazarouj, en tanto, formó parte de los primeros combatientes belgas sumados a las filas de EI en Siria desde 2014. Fue recientemente juzgado en ausencia en otro proceso en Bruselas, aunque se desconoce su paradero desde la caída del califato en 2019.

mad/fmi/ahg/zm