La justicia alemana se expide sobre el programa anticrisis del BCE

La justicia alemana debe pronunciar este martes un veredicto crucial sobre la validez de las compras de deuda pública por parte del Banco Central Europeo (BCE), un programa anticrisis llevado adelante desde 2015 y reforzado debido a la pandemia de coronavirus.

"¿El Tribunal Constitucional de Alemania limitará la respuesta del BCE a la peor recesión europea en tiempos de paz?", preguntó Holger Schmieding, economista del banco Berenberg.

Después de años de juicio, el magistrado Andreas Vosskuhle leerá a las 08H00 GMT la decisión del Tribunal Constitucional sobre las recompras de deuda soberana del BCE.

Forman parte del famoso "QE" (Expansión Cuantitativa) lanzada en marzo de 2015 para apoyar la economía en la zona euro.

El BCE invirtió de esta manera 2,6 billones de euros en los mercados hasta diciembre de 2018, antes de reactivar este programa en noviembre de 2019 ante la recesión económica provocada por la lucha contra el coronavirus, que desde entonces se ha convertido en una recesión histórica.

Desde marzo, se han decidido compras adicionales por más de un billón de euros solo para 2020, a través de una extensión del QE pero también gracias a los 750.000 millones de euros del nuevo Programa de Compras de Emergencia contra la Pandemia (PEPP, en inglés).

- Financiación estatal -

Entre los demandantes se encuentra el economista Bernd Lücke, antiguo fundador del partido de extrema derecha AfD; un exlíder jefe los conservadores bávaros de la CSU, Peter Gauweiler, y Patrick Adenauer, nieto del ex canciller alemán.

Estos euroescépticos quieren establecer que a través del QE, el BCE financia directamente a los estados y, por lo tanto, excede su mandato, limitado unicamente a garantizar un cierto nivel de inflación en la zona euro.

El juez de Karlsruhe, la ciudad del suroeste de Alemania donde tiene su sede el Tribunal Constitucional, solicitó al Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en Luxemburgo, su opinión sobre el caso.

El Tribunal de Justicia europeo dictaminó en 2018 que el QE respetaba el derecho europeo, una respuesta que debería conducir al rechazo de los recursos, considero el economista Holger Schmieding.

Un dictamen en la dirección opuesta crearía "serias turbulencias en los mercados, así como una confrontación sin precedentes entre el derecho alemán y el derecho de la UE", destacó Schmieding.

El Tribunal Constitucional alemán no puede bloquear directamente la acción del BCE, pero sí puede prohibir que el poderoso Banco Federal Alemán participe en el programa impugnado, privándolo de una buena parte de su fuerza.

- Peligro para la zona euro -

En plena pandemia de coronavirus, una QE sin su mayor comprador en el mercado "pondría en peligro" a toda la Eurozona, advierte Erik Nielsen, economista jefe de UniCredit.

Incluso si el máximo tribunal alemán valida el QE, puede imponerle condiciones que lo privarían de "parte de su flexibilidad y eficiencia", advierte por su parte Schmieding.

Dichas restricciones podrían afectar el programa de compras de emergencia en la pandemia, que desconoce los límites ya planificados para el QE, por ejemplo, sobre el stock máximo de deuda estatal que el BCE puede recomprar.

El Tribunal Constitucional alemán había validado en 2016 otro programa del BCE, las controvertidas Operaciones Monetarias de Compraventa (OMC), conocidas en inglés como OMT (Outright Monetary Transactions), adoptado en 2021, que preveía la compra ilimitda de deuds para ayudar a los países en dificultades financieras, mecanismo que finalmente no se utilizó.