El jurado popular declara culpable a Ana Julia Quezada de asesinar al niño Gabriel con alevosía

Carlota E. Ramírez
Ana Julia

Un jurado popular ha declarado culpable a la dominicana Ana Julia Quezada por matar de manera “intencionada y súbita” al niño español Gabriel Cruz el 27 de febrero de 2018.

La consideración del jurado coincide con el relato de la Fiscalía, que pide prisión permanente revisable para ella por un delito de asesinato con alevosía.

El jurado también la considera culpable de dos delitos de lesiones psíquicas causadas a Ángel Cruz y Patricia Ramírez, padres del menor, por los que la Fiscalía solicita penas individuales de 5 años de cárcel.

El veredicto ha contentado a ambos progenitores, que al término de la sesión han realizado declaraciones. La madre ha tomado la palabra en primer lugar: “Hemos conseguido justicia”, antes de dejar una petición: “Espero que nunca más se vuelva a hablar de esta mujer, porque esto será volver a recordar a Gabriel y hacer más daño”. Por su parte, el padre se ha felicitado por lo escuchado en la sala: “Esta mujer ya no le va a hacer más daño a nadie más. Los psicópatas tienen que estar encerrados, lejos de la sociedad”.

Quezada reconoció que había matado al niño, pero no premeditadamente, en una finca de campo de la provincia de Almería (sureste español). La mujer, que mantenía una relación sentimental con el padre cuando ocurrieron los hechos, fingió participar activamente en su búsqueda cuando se dio por desaparecido.

Hemos conseguido justiciaPatricia Ramírez, madre de Gabriel

El cadáver fue encontrado en su automóvil tras doce días de búsqueda, lo que causó un gran despliegue mediático y una gran conmoción en toda España.

El veredicto ha sido leído públicamente a las 18:30 horas en la Audiencia Provincial de Almería frente a la propia acusada después de que partes han permanecido más de 24 horas bajo secreta deliberación y haber valorado las pruebas con las que decidir si la acusada es culpable o no, y en qué grado.  


Ahora, tras la decisión del jurado, la pena de prisión...

Sigue leyendo en El HuffPost