La Junta de Tratamiento de Brieva tratará el jueves la petición de Urdangarin

Iñaki Urdangarín llega al Hogar Don Orione en Pozuelo de Alarcón (Madrid) desde la prisión de Brieva (Ávila) para pasar la jornada como voluntario. EFE/ JJ Guillén/Archivo

Ávila, 30 nov (EFE).- La Junta de Tratamiento del Centro Penitenciario de Brieva (Ávila) abordará el próximo jueves, 5 de diciembre, la petición del primer permiso de salida formulada por Iñaki Urdangarin, tras cumplir la cuarta parte de la pena de 5 años y 10 meses a la que fue condenado por el denominado caso Nóos.

Según han confirmado a Efe fuentes penitenciarias, la Junta de Tratamiento se reúne cada quince días y este jueves abordará la solicitud formulada por el cuñado del Rey, que ingresó en la cárcel abulense el 18 de junio de 2018.

En este caso, Urdangarin ha solicitado un permiso de siete días, que es el máximo de duración de cada salida, aunque por el momento se desconocen las fechas para los que ha pedido dejar el centro penitenciario abulense, situado a menos de 10 kilómetros de la capital.

Tras reunirse el jueves de la semana pasada -21 de noviembre- y teniendo en cuenta que se celebra cada quince días, el próximo jueves volverá a tener lugar la Junta de Tratamiento, que abordará, entre otros asuntos, la solicitud planteada por Urdangarin.

Este órgano interno de la prisión está integrado por la directora, Laura Pérez -que en caso de empate puede hacer uso del voto de calidad-, el subdirector de tratamiento, los educadores, los trabajadores sociales y el jefe o jefa de servicio.

Si finalmente la Junta de Tratamiento concede el permiso solicitado por Iñaki Urdangarín, deberá ser después el juez de Vigilancia Penitenciaria el que deba ratificarlo.

En el caso de que Tratamiento se lo denegara, el recluso tiene la posibilidad de recurrir ante el juez.

Con su clasificación actual, Urdangarin tiene derecho a disfrutar de un total de 36 días al año fuera de la cárcel, con un tope máximo de 7 días de duración por cada permiso.

No observar mala conducta, que no resulte probable el quebrantamiento de la condena, que tampoco sea previsible la comisión de nuevos delitos o que el permiso pueda repercutir negativamente en el programa individualizado de tratamiento del preso son algunos de los criterios a tener en cuenta para la concesión.

El pasado septiembre, el titular del Juzgado de Vigilancia Penitenciaria número 1 de Castilla y León le concedió a Urdangarín salir dos días la semana -8 horas dada vez-, para hacer una labor de voluntariado en el centro Don Orione, de Pozuelo de Alarcón (Madrid).

El fiscal recurrió la decisión del juez de Vigilancia Penitenciaria, al entender que el precepto que sustentaba la petición ce Urdangarin para hacer voluntariado -artículo 117 del Reglamento Penitenciario- no era de aplicación por no cumplirse los requisitos legales, ya que en ese momento el preso no había cumplido la cuarta parte de la condena.

La Audiencia de Ávila rechazó el recurso y señaló que ese artículo establece únicamente dos presupuestos para que un interno clasificado en segundo grado pueda acceder a la ejecución de programas especializados: que tenga un perfil de baja peligrosidad social y que no ofrezca riesgos de quebrantamiento de condena.