La junta birmana impone medidas contra la covid-19 sobre la mitad de Rangún

·2 min de lectura

Bangkok, 12 jul (EFE).- La junta militar que gobierna Birmania ha impuesto medidas de confinamiento y de restricción social sobre casi la mitad de los municipios que componen la región de Rangún, mientras avanza la preocupación por la propagación de la covid-19.

Las autoridades informaron este lunes sobre las medidas para evitar los contagios en 12 municipios de la región, que se suman a los 10 donde fueron decretadas la víspera, y que incluyen varias zonas de la antigua capital, publica el diario oficialista The Global New Light of Myanmar.

Rangún, donde se encuentra la homónima urbe -ciudad más poblada del país-, está conformada por 44 municipios y 4 distritos y tiene una población de más de 7,3 millones de habitantes.

La orden, que entró en vigor esta madrugada y tiene una duración indeterminada, obliga a los habitantes de los municipios afectados a permanecer en todo momento en sus hogares, con algunas excepciones, conforme al comunicado del Ministerio de Sanidad y Deporte.

El régimen militar, que tomó el poder del 1 de febrero mediante un golpe de Estado, había previamente decretado el confinamiento de toda la ciudad de Mandalay, la segunda más poblada del país, parte de Bago, donde este lunes se añadieron otros 6 distritos, y otras regiones ante el avance descontrolado de la pandemia de la covid-19.

Las autoridades sanitarias informaron que el domingo se registraron 3461 nuevos casos y 82 fallecidos, por lo que el total de infectados asciende a 192.213 desde el inicio de la pandemia, incluidos 3838 muertos.

A pesar de los estrictos confinamientos, las protestas en rechazo de la junta militar continúan a lo largo del país, mientras prosigue la masiva huelga general de la que forma parte miles de médicos y sanitarios en desafío al régimen castrense.

Al menos 899 personas han perdido la vida durante la brutal represión ejercida por las fuerzas de seguridad, que han disparado a matar contra manifestantes pacíficos, conforme a los datos de la Asociación para la Asistencia de Presos Políticos.

El Ejército birmano justifica el golpe por un supuesto fraude electoral en los comicios del pasado noviembre, en los que arrasó el partido liderado por la novel de la paz Aung San Suu Kyi, como ya hiciera en 2015, y que fueron considerados legítimos por los observadores internacionales.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente