Quién es Juliana Awada, la primera dama que se "inspira" en la reina Letizia

Uxía Prieto

Cuando el presidente argentino Mauricio Macri y su mujer Juliana Awada visitaron Madrid en febrero de 2017, una imagen acaparó todas las portadas y titulares. La reina Letizia y Awada, mano a mano, caminando por el patio del Palacio Real con estilismos tan similares —ambas en tonos empolvados y cortes rectos— que parecían haberse puesto de acuerdo. 

Esta semana los reyes devuelven la visita a la pareja presidencial y han viajado este lunes a Buenos Aires, donde permanecerán hasta el jueves. Una vez más, Letizia y Awada han vuelto a demostrar la buena sintonía entre ellas y parte de la prensa internacional ha vuelto a fijarse en las similitudes entre el estilo de ambas. La edición estadounidense de Harper’s Bazaar señala en un reportaje sobre el estilo de la primera dama, afirmando que es el match estilístico de la reina. “Es raro que la reina Letizia se encuentre con alguien a su nivel en cuestión de estilo”, reza la publicación. 

“Es una mujer excepcional y una verdadera inspiración para mí”, llegó a decir Awada sobre la monarca en una entrevista con el diario El País 

Pero, ¿quién es Juliana Awada? La primera dama argentina nació en Buenos Aires en 1974, en el seno de una familia de origen sirio y libanés. Estudió en Oxford y luego regresó a su país para trabajar en la empresa textil de su familia, donde se labró una reputación como exitosa mujer de negocios y tuvo que enfrentarse a críticas de explotación laboral sobre sus trabajadores en Bolivia. Se bautizó como cristiana en 2014, en su preparación para convertirse en primera dama y abrazar la religión mayoritaria del país. 

Todos los expertos señalan que su figura fue fundamental para la victoria de su marido. La pareja presidencial cuida al máximo su faceta de pareja enamorada y moderna, y Awada posa siempre con sonrisa permanente y accesible ante la prensa. La empresaria es especialmente activa en redes sociales y acumula casi millón y medio de...

Sigue leyendo en El HuffPost