Julia Navarro: "Me parece escandaloso que en el corazón de Europa haya campos de refugiados"

·7 min de lectura
La escritora Julia Navarro (Photo: JUAN MANUEL FERNÁNDEZ/ PENGUIN RANDOM HOUSE)
La escritora Julia Navarro (Photo: JUAN MANUEL FERNÁNDEZ/ PENGUIN RANDOM HOUSE)

Julia Navarro (Madrid, 1953) es sinónimo de éxito gracias a su capacidad para contar historias. En su nueva novela, De ninguna parte, vuelve a hacerlo con un conflicto de plena actualidad: el desarraigo y la crisis de identidad de las personas que se ven obligadas a abandonar su país por circunstancias de violencia o miseria.

La escritora madrileña recibe a El HuffPost en los primeros compases de una intensa gira de promoción que acabará en junio, con solo un parón en Navidad. A pesar de los frenéticos meses que le esperan, Navarro se muestra feliz por el resultado de su nuevo libro. De ninguna parte narra la historia de Abir, un joven que abandona Líbano después de que el ejército israelí asesine a su familia, y de Jacob, un soldado que emigra Israel, donde están los orígenes judíos de su familia. Ambos comparten una crisis de identidad y de sentirse forasteros allá donde vayan, en un relato bañado por el terrorismo yihadista en suelo europeo y las tensiones entre los medios de comunicación y los poderes.

“En esta novela, como en las anteriores, intento hacer un viaje sobre la condición humana. A mí es lo que me interesa, los claroscuros que todos llevamos dentro”, explica Navarro, que a través de los tres ejes centrales del libro busca la reflexión de los lectores. “Son asuntos que ocupan a diario los periódicos, los informativos de la tele y la radio, lo que abordo son tres problemas de nuestro tiempo y de la sociedad en la que nos ha tocado vivir. Lo que hago es invitar a los lectores a una reflexión en una novela de acción”, señala a la autora.

Portada de 'De ninguna parte'. (Photo: PLAZA Y JANÉS/ PENGUIN RANDOM HOUSE)
Portada de 'De ninguna parte'. (Photo: PLAZA Y JANÉS/ PENGUIN RANDOM HOUSE)

El último trabajo de la escritora ha llegado a las librerías justo después de que los talibán reconquistarán Afganistán dejando miles de nuevos refugiados en Occidente y miles de ciudadanos, especialmente mujeres, sufriendo un régimen salvaje. Por eso es inevitable interpelar a Navarro por la situación del país: “Los soldados españoles han hecho todo lo humanamente posible para salvar a cientos de personas, pero la cuestión es que Estados Unidos ha tenido una actitud absolutamente irresponsable”.

La escritora y periodista es tajante con el gobierno de Biden, al que acusa de dejar al país sumido “en el caos”, además de mostrarse sorprendida con los argumentos sobre por qué se empezó la guerra en Afganistán en un primer momento. “Fuera cual fuera la causa, han estado ahí 20 años e irse de un día para otro es una irresponsabilidad por todo lo que eso supone. Al final los talibanes han ganado porque el ejército de Estados Unidos les ha permitido llegar a Kabul y han dejado a su mala suerte a miles de personas que van a sufrir las consecuencias de un régimen extremista en el que las mujeres lo van a pasar especialmente mal”, sentencia Navarro.

Los talibanes han ganado porque el ejército de Estados Unidos les ha permitido llegar a Kabul y han dejado a su mala suerte a miles de personas

Además de ser crítica con Estados Unidos, la escritora también se muestra decepcionada con la actitud de los líderes occidentales. “Tienen que empezar a cambiar su manera de relacionarse con el resto del mundo. Lo que no pueden hacer es decir ahora voy allí, invado este país, me instalo y cuando ya no me conviene me marcho. Oiga mire, no”, reprocha Navarro visiblemente indignada.

A pesar de que reconoce algunos avances en los últimos 20 años, también señala que los ciudadanos van a pagar “los errores cometidos” por Occidente con la vuelta al poder del régimen talibán y pide no olvidarse de las personas. “Intento ponerme en la piel de todos aquellos que un día tienen que dejar sus casas, sus países, sus raíces, para emprender un camino hacia Occidente, donde todo es distinto y donde es inevitable un choque cultural. El desarraigo que eso produce en esas personas... pongámonos en su piel”, recuerda la autora, que señala que es lo que intentó hacer en De ninguna parte.

“La Unión Europa no está sabiendo gestionar la inmigración. Me parece escandaloso que en el corazón de Europa haya campos de refugiados”, denuncia Navarro, que reconoce que no es fácil solucionar la situación pero que “les pagamos para que piensen y arreglen los problemas”.

La Unión Europa no está sabiendo gestionar la inmigración. Me parece escandaloso que en el corazón de Europa haya campos de refugiados

La escritora reclama una legislación comunitaria para dar a las personas migrantes una oportunidad. “Tiene que haber políticas concretas para que esa integración y esa bienvenida a las personas que vienen sea lo mejor posible, que sea digna, porque no se trata de que lleguen a nuestras costas y luego los metamos en un campo. ¿Qué pasa con todas estas personas?”, remarca.

Además, recuerda a los gobernantes que la inmigración ha existido desde el principio de los tiempos, por lo que siempre será un problema candente en nuestras sociedades. “Puedes poner todos los muros que quieras, los pasaportes que quieras, pero el hombre cuando tiene que huir de la miseria y de la violencia lo va a hacer. Nadie se tira en una patera al mar mediterráneo si no es porque tiene una necesidad realmente dramática”, sentencia Navarro.

Poder, medios de comunicación y propaganda

En la novela se abordan las tensiones entre el poder, ya sea político y económico, y los medios de comunicación, además del debate sobre si se debe mostrar todo a los ciudadanos. Para la autora, se puede contar todo “siempre desde el rigor y la independencia, contextualizando la información”.

La gente no tragaba la propaganda burda que se estaba haciendo desde Televisión Española

Navarro, que ha trabajado en emisoras como la Cadena SER o la Cope, en agencias como Europa Press y en TVE, quería que sus lectores supieran un poco de lo que se vive en una redacción ante las presiones políticas. “Hay una falta de respeto de los políticos a la libertad de prensa, cuando llega uno nuevo a un ente público, lo descabeza todo. De eso no se salva nadie”, denuncia la escritora, que cree que los ciudadanos somos cada vez más críticos. “La prueba es que Televisión Española, en la etapa de Rosa María Mateo, empezó a perder telespectadores, fue un chorreo. Porque la gente no tragaba la propaganda burda que se estaba haciendo desde Televisión Española”, sentencia la escritora y periodista.

La adaptación de ‘Dime quién soy’ y sus proyectos para el futuro

Navarro vivió un éxito sin precedentes en 2010 con Dime quién soy. La novela ha vendido más de un millón de ejemplares en España y está disponible en 18 países. En 2020, Movistar+ decidió llevar la vida de Amelia Garayoa a la pequeña pantalla en una adaptación homónima, en el que la escritora participó revisando los guiones.

“Fue un proceso agridulce, al principio me resultó muy agrio y muy difícil porque mi libro pasaba a ser reinterpretado y reescrito con otros ojos y con otras miradas, y me peleé mucho con los guionistas”, confiesa la autora durante la entrevista, en la que solo tiene buenas palabras para el director Eduard Cortés. “Me sentí muy reconfortada porque era una persona que me llamaba y con la que hablaba mucho. Fue muy respetuoso y la verdad estoy contenta del resultado”, añade.

Julia Navarro e Irene Escolar, protagonista de 'Dime quién soy' (Photo: Europa Press Entertainment via Europa Press via Getty Images)
Julia Navarro e Irene Escolar, protagonista de 'Dime quién soy' (Photo: Europa Press Entertainment via Europa Press via Getty Images)

También tiene buenas palabras para el productor José María Lorenzo, que siempre quiso que Navarro “se sintiera cómoda con el resultado final”. “Yo siempre dije ’si a mí no me gusta seré la primera que diga que no es mi novela”, añade la escritora, que ya está trabajando en nuevos proyectos. Eso sí, ninguno de ellos tiene que ver con lo audiovisual.

Navarro defiende que a ella lo que le gusta es escribir libros y que si tuviera interés en llevar sus ideas a la pantalla habría intentado ser guionista. Por eso Dime quién soy fue una experiencia más y ella sigue centrada en sus novelas. “Me gusta sentarme, reflexionar, crear los personajes, que son míos y cómo yo los veo, llevarlos a la pantalla significa que pasan por el filtro y los ojos de otros”, insiste.

Su nuevo proyecto ya está encaminado pero, como dice ella, “piano, piano”. Navarro reconoce que en su caso “la pandemia dio para mucho” pero que, al contrario de otros escritores, no tiene pensado utilizarla como telón de fondo de alguna de sus historias. Lo único que sabemos por ahora de su nueva novela es que probablemente vuelva a ser un superventas.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente