Julia Luna, la voz de la natación olímpica: “Llegué a sufrir un ataque de asma tras la narración del oro de Mireia Belmonte”

·5 min de lectura
Julia Luna en los Juegos de Río 2018. Foto: Julia Luna.
Julia Luna en los Juegos de Río 2018. Foto: Julia Luna.

La vida de Julia Luna siempre ha estado ligada a los JJOO, desde los de Seúl de 1988, presentando el resumen diario desde el plató, hasta la narración del oro de Mireia Belmonte en Río de Janeiro 2016, uno de los momentos más emotivos que ha vivido la narradora española en unos Juegos Olímpicos: “Desde el minuto uno sabíamos que Mireia iba a conseguir una medalla. Desde el primer largo nos pusimos de pie y nos metimos tanto en la carrera que se nos olvidó que estábamos narrando. Lo disfruté como si fuera una aficionada y perdí un poco los papeles, lo reconozco. Sin embargo, la emoción fue muy bonita aunque después de la carrera llegué a sufrir un ataque de asma de todo el desgaste físico, todo ello acompañado de 20 días en los que te olvidas de ti misma y necesitas tomar vitaminas para mantenerte durante todo los días al pie del cañón. Son 15 horas diarias de trabajo malcomiendo y durmiendo lo justo. Sin embargo, momentos como este son inolvidables”.

Hasta coronarse con la narración de su primer oro español tuvo que esperar ocho olimpiadas desde Barcelona ‘92, donde pudo ser parte del equipo de RTVE que estuvo presente en los pabellones para cubrir la información de la gimnasia a pie de pista del Palau Sant Jordi. En Atlanta ‘96 dio el salto a las cabinas de narración para contar la esgrima y la doma clásica, dos de los deportes que quedaban por escoger. “Antes de empezar las narraciones de la doma contacté con la federación, pero todo el mundo de la hípica estaba ya en el país de los Juegos y durante las retransmisiones lo pasé fatal, no controlaba nada, y fue un debut muy duro. Las competiciones de doma cuentan con mucho silencio y para el narrador cubrir esos silencios es lo más difícil que hay. Sin embargo, ahora adoro este deporte y actualmente estoy al día de toda su información”, manifiesta Luna.

Su labor en Atlanta convenció a los máximos mandatarios de RTVE y volvió a repetir en la hípica, además de sumar el Mountain Bike en los Juegos de Sidney 2000: “Fue todo un reto mayúsculo, nunca lo había hecho”. Cuatro años más tarde, en Atenas 2004, su aventura olímpica dio un cambio radical y arrancó su periplo por los deportes acuáticos. Primero añadió a su historial la narración de los saltos y la natación sincronizada y en 2008 debutó en la natación y las aguas abiertas.

La génesis de una pareja mítica

Así las cosas, desde hace 13 años vive un idilio con la natación, un deporte en el que ha vivido sus mejores momentos como narradora. Primero en solitario, posteriormente junto a su inseparable compañero, Javier Soriano, que aterrizó en la vida de Julia en el Europeo de 2010 y debutó en unos Juegos en 2012.

“Fue un descubrimiento. No conozco a ninguna otra persona con esa capacidad mental, tiene todo en la cabeza, no utiliza ningún papel y no se prepara nada. Al principio no daba crédito, lo hacía todo mental. Fue lo que más me llamó la atención de él al principio. Aporta naturalidad. Narra como si estuviera nadando. Él te guía. Él ve la natación desde otro punto de vista. Hemos conseguido comentar a la par, sincronizarnos para no pisarnos como nos ocurría al principio. Me sorprende como calcula todos los tiempos en directo, todo lo tiene en la mente. Hacemos retransmisiones diferentes”, explica Julia Luna a Yahoo sobre su compañero de retransmisiones.

Julia Luna y Javier Soriano forman una pareja mítica de los Juegos Olímpicos para los españoles. Foto: Julia Luna.
Julia Luna y Javier Soriano forman una pareja mítica de los Juegos Olímpicos para los españoles. Foto: Julia Luna.

Una preparación diaria para llegar a los Juegos

La preparación de una competición de esta disciplina son horas de trabajo y dedicación a la búsqueda infinita de datos. “Me cuesta mucho, no existe la cultura de la información y estadística en la natación. La página web de la FINA no es clara y le faltan muchos datos para completar la historia. Además, tampoco nos facilitan ningún tipo de dossier antes de los campeonatos”, aclara la narradora de RTVE.

Los Juegos Olímpicos nos esperan cada cuatro años, pero la voz de Julia Luna sigue presente en nuestras vidas a diario en el Telediario de La 1. Su labor como periodista le permite estar al tanto de toda la actualidad deportiva y llega al momento olímpico con todos los deberes hechos. Además de la natación, el balonmano y la esgrima son dos de los deportes que más al tanto sigue: “El balonmano fue mi primer amor, me gusta muchísimo, y edité todos los especiales del mundial de los Hispanos (como se le conoce a la selección española masculina de balonmano). A la esgrima también le guardó un bonito recuerdo y actualmente estoy muy ligada a ella por la presencia de mi hija en esta disciplina”.

Durante unos Juegos Olímpicos la presencia de narradores suplentes o terceros narradores es muy habitual en las cadenas de televisión. Por ello, el nombre de Julia Luna aparece en más de una disciplina, aunque no llegue a narrar ninguno de esos deportes. “En los Juegos Olímpicos imponen un segundo y un tercer narrador por si falla el principal. Por eso, también nos preparamos algo los deportes donde estamos como segundo o tercer narrador. Por ejemplo, en el tiro con arco de los Juegos de Barcelona 92 casi me toca narrar alguna partida porque no se esperaba que llegasen tan lejos los arqueros españoles y estuve a punto de narrar, pero al final no me tocó”, afirma la reconocida voz de la natación olímpica.

Otras historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente