Las claves del juicio por la muerte de George Floyd

Carmen Rengel
·.
·2 min de lectura
Grafiti en memoria de George Floyd en la plaza bautizada popularmente con su nombre, en Minneapolis. Fue allí donde fue asesinado.  (Photo: Jim Mone / AP)
Grafiti en memoria de George Floyd en la plaza bautizada popularmente con su nombre, en Minneapolis. Fue allí donde fue asesinado. (Photo: Jim Mone / AP)

“No puedo respirar”. Fueron sus últimas palabras y, de inmediato, se convirtieron en el grito de medio país: George Floyd, asesinado presuntamente por un policía en Minneapolis, se convirtió con su agonía en un símbolo de la violencia policial contra los negros en su país, EEUU, en un icono de la desigualdad de trato, de la brutalidad contra quien se sale del supremacismo blanco, de la injusticia y la arbitrariedad.

Este lunes comienzan las deliberaciones del juicio contra el agente, ya no más en activo, que acabó con su vida. Mientras habla la corte, miles de personas se manifiestan por las calles de su ciudad, en Minnesota, para recordar a Floyd y protestar contra el ataque de que fue víctima.

¿Pero qué fue lo que pasó? ¿A quién se acusa? ¿Cómo una muerte se convirtió en bandera para toda una comunidad y en un recordatorio de lo que nunca debe volver a ocurrir?

Los hechos

George Perry Floyd Jr., un afroamericano de 46 años, murió el 25 de mayo de 2020 en Minneapolis (estado de Minnesota) después de que, presuntamente, un agente de policía le asfixiara.

La víctima no tenía armas, estaba esposado y tumbado sobre el suelo boca abajo y el agente le apretó la rodilla contra el cuello durante ocho minutos y 46 segundos. “No puedo respirar, no puedo respirar”, se escucha suplicar a la víctima, mientras los viandantes protestan y exigen, sin éxito, al agente que pare. A veces articula unos dolorosos “Mamá” y “Por favor”.

Un hombre que pasaba por la zona lo grabó todo y lo publicó en Facebook. Así pudo saber el mundo lo que había pasado. E indignarse, claro.

La Policía de Minneapolis emitió un comunicado pocas horas después de su muerte en el que exp...

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.