Las jugadoras dan su versión: niegan "renunciar" y piden "una apuesta decidida por un proyecto profesional"

·4 min de lectura
La selección celebra uno de sus goles en un partido de clasificación al Mundial (Photo: Angel Martinez via Getty Images)
La selección celebra uno de sus goles en un partido de clasificación al Mundial (Photo: Angel Martinez via Getty Images)

La selección celebra uno de sus goles en un partido de clasificación al Mundial (Photo: Angel Martinez via Getty Images)

La versión de las jugadoras en medio de la tormenta. Menos de 24 horas después de que la Real Federación Española de Fútbol hiciera pública la renuncia de 15 jugadoras de la selección femenina mientras siguiera el seleccionador, Jorge Vilda, el colectivo ha respondido con un comunicado.

En él lamentan “el tono infantilizante” de la RFEF en su mensaje y niegan haber renunciado a la selección así como haber pedido la destitución del seleccionador. Sí confirman su apuesta por no ir convocadas mientras “no se reviertan ciertas situaciones” que afectan a “nuestro estado emocional y personal, a nuestro rendimiento y, en consecuencia, a los resultados de la Selección”.

Exigen, además, una “apuesta decidida por un proyecto profesional en el que se cuiden todos los aspectos”, asegurando que hay un grupo de jugadoras “con las que consideramos que se pueden conseguir más y mejores objetivos”.

La noticia de la ‘renuncia condicionada’, adelantada por la Cadena SER, es el último y gran paso en la ruptura en el seno de la selección femenina, que venía de lejos, desde la Eurocopa disputada en julio en Inglaterra. Tras semanas de rumores y confesiones off the record, el seleccionador y las capitanas evidenciaron su separación en una doble rueda de prensa el pasado 1 de septiembre. En sus turnos, uno y otras se lanzaron reproches públicos y dudas sobre el compromiso y la capacidad deportiva, aunque ni entonces ni ahora (oficialmente) se pidió la dimisión del entrenador madrileño.

Esta es la comunicación íntegra de las jugadoras:

Las jugadoras lamentamos, en primer lugar, que la RFEF haya hecho pública, de forma parcial e interesada, una comunicación privada, con información que afecta a nuestra salud -que es parte de nuestra intimidad-, remitida en respuesta a la petición de la propia Federación de conocer quiénes de nosotras queríamos no ser convocadas. Comunicación de la que, por cierto, no hemos recibido respuesta en forma.

En segundo lugar, en ningún caso hemos RENUNCIADO a la Selección Española de Fútbol, tal y como señala en su comunicado oficial la RFEF.

Como dijimos en nuestra comunicación privada, hemos mantenido, mantenemos y mantendremos un compromiso incuestionable con la Selección Española.

Es por ello por lo que solicitamos en nuestra comunicación remitida a la RFEF no ser convocadas hasta que no se reviertan ciertas situaciones que afectan a nuestro estado emocional y personal, a nuestro rendimiento y, en consecuencia, a los resultados de la Selección y que podrían derivar en indeseables lesiones. Estos serían los motivos que nos llevan a tomar esta decisión.

Queremos una apuesta decidida por un proyecto profesional en el que se cuiden todos los aspectos para sacar el mejor rendimiento a un grupo de jugadoras con las que consideramos que se pueden conseguir más y mejores objetivos. Deseamos lo mejor para la RFEF, para la Selección Femenina y para nosotras en particular, sin entrar en guerras públicas.

Nunca hemos pedido el cese del seleccionador como se ha comentado. Entendemos que nuestro trabajo no es en ningún caso elegir dicho cargo, pero sí expresar de forma constructiva y honesta lo que consideramos puede mejorar el rendimiento del grupo.

¿Alguien puede pensar que, a ocho meses de un Mundial, un grupo de JUGADORAS DE MÁXIMO NIVEL, que es lo que nos consideramos, se plantean esta decisión, como se ha dado a entender públicamente, como un capricho o un chantaje? 

Solicitando no ser convocadas, penalizamos nuestra carrera profesional, nuestra economía y por supuesto seguir construyendo algo importante en el fútbol femenino. Porque llegar a donde estamos ahora mismo ha costado años de esfuerzos de muchas personas. Y todavía quedan muchas cosas por mejorar, como se está demostrando recientemente.

Desde nuestra ambición como jugadoras, luchadoras y ganadoras tan solo deseamos poder volver a conseguir los máximos éxitos profesionales y personales. Por último, pero no menos importante, no vamos a tolerar el tono de infantilización con el que la RFEF concluye su comunicado.

Lamentamos que en el contexto del deporte femenino tengamos que llegar a este extremo, como por desgracia ha sucedido en otras selecciones y otros deportes históricamente a nivel mundial, para conseguir avanzar en un proyecto profesional potente y ambicioso para el presente y para futuras generaciones.

Alexia no firma pero sí comparte

Las 15 jugadoras que mandaron el correo a la RFEF y que ahora aparecen tras el comunicado son Patri Guijarro, Sandra Paños, Mapi León, Aitana Bonmatí, Mariona Caldentey, Claudia Pina (del F.C. Barcelona); Amaiur Sarriegi, Nerea Eizagirre (las dos de la Real Sociedad); Leila Ouahabi, Laia Aleixandri (Manchester City); Lola Gallardo, Ainhoa Vicente (Atlético de Madrid); Ona Battle, Lucía García (Manchester United) y Andrea Pereira (América de México).

Entre las firmantes no aparecen tres de los grandes nombres de ‘La Roja’. Ni las capitanas Irene Paredes y Jenni Hermoso ni Alexia Putellas, la mejor jugadora del mundo. Fuentes cercanas a las jugadoras aseguran que sí están de acuerdo con el mensaje, pero distintas opciones personales les han llevado a no querer aparecer. Sin embargo, Alexia sí ha compartido el comunicado de sus compañeras en redes sociales, limitándose, como las demás, a publicar la carta, sin más comentarios. Ni las jugadoras ni el seleccionador quieren hacer declaraciones a título individual, como ha podido saber de primera mano El HuffPost.

Vilda, con la “fuerza” de Rubiales y la RFEF y la ¿nueva? selección

En todo momento, Vilda ha rechazado cualquier atisbo de dimisión. “Fuerte” gracias al apoyo de la Federación y especialmente de su presidente, Luis Rubiales, el técnico madrileño ya mostró en la rueda de prensa que formaría grupo con aquellas jugadoras “que quieran estar”, a la par que sacaba pecho por sus resultados, pese a las quejas de su plantilla.

En el comunicado emitido a última hora del jueves, la RFEF criticaba la decisión de las 15 futbolistas, aseguraba que “no va a admitir ningún tipo de presión por parte de ninguna jugadora” y adelantaba que “contará únicamente con futbolistas comprometidas aunque tenga que jugar con juveniles”.

Esto supone, ahora, organizar una ‘nueva’ selección en la que tendrá peso extra el Real Madrid —ninguna jugadora suya firma el texto— y de las categorías inferiores. Recientemente, la Sub-20 se ha coronado campeona del mundo por primera vez en nuestra historia, antesala de lo que parece un salto en masa hasta la absoluta.

Esa primera lista se conocerá muy pronto, de cara al doble compromiso que ‘La Roja’ afrontará en sendos amistosos ante dos de las mejores selecciones del mundo: Suecia, el 7 de octubre, y EEUU, el día 10, ambos en casa.

Todo, a diez meses del Mundial de Australia y Nueva Zelanda para el que España ya está clasificada y al que, en condiciones normales, llegaría en condiciones de aspirante.

En la última gran competición de la selección, con las bajas de última hora de sus puntales Jenni Hermoso y Alexia Putellas, España cayó en cuartos de la Eurocopa, al perder 2-1 en la prórroga contra la anfitriona y posterior campeona Inglaterra. En la convivencia durante el torneo “algo cambió”, se limitan a reconocer las dos partes de un conflicto que ha abierto en dos al equipo.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR