Logra la partida perfecta con las cenizas de su padre dentro de la bola

John Hinkle Jr., dos veces campeón de bolos de la NCAA, decidió honrar la memoria de su padre difunto de una forma peculiar.

Debido a su pasión compartida por el juego, el jugador de bolos, de 39 años, decidió fabricarse una bola customizada, en la que había introducido las cenizas de su padre.

Hinkle utiliza una técnica muy particular de lanzar la bola con las dos manos, por lo que utilizó el orificio tradicionalmente destinado para el dedo pulgar para alojar allí las cenizas de su padre.

El pasado 12 de abril, Hinkle logró la partida perfecta. Esto es, terminó con 300 puntos en su marcador tras finalizar todas sus tiradas con un pleno.

El estadounidense no pudo reprimir las lágrimas, tal y como contó al New York Post: "Tenía el rostro cubierto durante los lanzamientos 11 y 12. No puedo decir dónde fue la bola en el último, porque no podía ver nada".

Segíun contó John, su padre nunca había tenido una partida perfecta. "Había logrado 298 o 299, pero nunca 300. Así que esto ha sido muy especial", dijo.