La jueza ordena detener al cirujano que operó a la mujer fallecida tras una lipoescultura

·2 min de lectura
Una operación de cirugía estética (Photo: PETER PARKS via Getty Images)
Una operación de cirugía estética (Photo: PETER PARKS via Getty Images)

La titular del juzgado de instrucción número 2 de Cartagena ha acordado la busca, detención y puesta a disposición judicial del cirujano investigado por homicidio imprudente tras una denuncia de la familia de la mujer de 39 años fallecida después de someterse a una lipoescultura.

La jueza considera que los hechos pueden ser constitutivos de delito de homicidio por imprudencia profesional grave, como regoce el Tribunal Superior de Justicia de la Región de Murcia. Este tipo legal aparece recogido en el artículo 142.1 del Código Penal, “sin perjuicio de ulterior y mejor calificación jurídica definitiva”, añade el texto.

El motivo se debe a que el cirujano no ha podido ser localizado para acudir a una vista de las partes, donde debía acudir en calidad de investigado. Por eso, sin que la instructora tenga “el convencimiento fundado de que comparecerá en sede judicial a la vista de los antecedentes” y la información recabada por los agentes en diferentes comunicaciones con su entorno, da orden de detenerlo “para valorar si ha intentado eludir la acción de la justicia”.

La familia, representada por la asociación el Defensor del Paciente, había solicitado medidas cautelares urgentes, entre ellas que se le apartara de la profesión y se le retirara el pasaporte chileno.

La mujer se sometió a una cirugía estética el pasado 2 de diciembre en una clínica privada de Cartagena, pero murió el pasado sábado en la unidad de cuidados intensivos del hospital público Santa Lucía, en esa misma ciudad, por las múltiples perforaciones y lesiones en el riñón, el hígado, el duodeno, el colon y el intestino tras la lipoescultura.

La familia de la fallecida, natural de Alcantarilla, ya había denunciado las lesiones por negligencia médica a la fiscalía y una vez que tuvo el resultado de la autopsia denunció al cirujano por homicidio por imprudencia ante el juzgado de guardia.

La intervención, contratada en la clínica Galena, de Murcia, duró cinco horas, tras las que se informó a la familia de que todo había ido bien, pero que había perdido líquidos y sangre, por lo que estaban estabilizándola, ya que costaba mantenerle la tensión, por lo que tenía que estar mas tiempo en el quirófano.

Más tarde se decidió trasladarla al hospital público de referencia en la ciudad portuaria, donde entró en urgencias con shock hipovolémico en situación de extrema gravedad.

En el parte médico de la operación reparadora de urgencia que se le hizo se habla de “necrosis de la pared abdominal, peritonitis, absceso con contenido intestinal, disección de todo el retroperitoneo derecho e izquierdo con exposición de ambos músculos psoasiliacos y congestión gastrointestinal con múltiples perforaciones”, entre otras lesiones.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente