La juez absuelve a los tres independentistas de Lledoners acusados por el Govern

·5 min de lectura

Barcelona, 19 nov (EFE).- Una juez ha absuelto por falta de pruebas a los tres independentistas de "Los 9 de Lledoners" a quienes la Fiscalía y el Govern mantuvieron la acusación por los incidentes en el traslado de los presos del "procés" a Madrid en 2019, aunque no ve "temeraria" la actuación de la Generalitat en la causa.

En la sentencia, que se puede recurrir, la titular del Juzgado de lo Penal número 3 de Manresa (Barcelona) absuelve a los nueve acusados -seis de ellos ya fueron exonerados 'in voce' al finalizar el juicio después de que la Fiscalía retirara la acusación en su contra-, al concluir que no se ha podido probar que agredieran a agentes de los Mossos, ya que en el juicio los agentes no les pudieron identificar.

En el juicio, que finalizó el pasado 3 de noviembre, la Fiscalía retiró la acusación contra seis de los nueve acusados, aunque la mantuvo para los otros tres, para los que solicitó una pena de cinco años de cárcel y 1.080 euros de multa por desórdenes públicos y un delito leve de lesiones, mientras que la Generalitat rebajó su petición, inicialmente de un año y medio de prisión, a una multa.

Entre los acusados, que inicialmente afrontaron una petición fiscal de hasta siete años de cárcel, se encontraban dos de los CDR que están procesados por terrorismo por la Audiencia Nacional, si bien en su caso ya quedaron absueltos al finalizar el juicio, al retirar la Fiscalía la acusación de desórdenes públicos que pesaba sobre ellos, al igual que a otros cuatro procesados.

Para los otros tres, la Fiscalía mantuvo la acusación de desórdenes públicos y delito leve de lesiones, por lo que pidió una condena de cinco años de cárcel y 1.080 euros de multa.

También rebajó su petición de condena para estos tres independentistas la acusación particular ejercida por la Generalitat, que pedía inicialmente año y medio de cárcel, en una posición que le valió duras críticas desde el independentismo y el entorno de los procesados.

El Govern retiró la acusación por desórdenes públicos y pidió finalmente una condena de una multa de 720 euros por tres delitos de lesiones leves.

En la última sesión del juicio, el pasado 3 de noviembre, dos de los presos del "procés", los exconsellers Jordi Turull y Josep Rull, acudieron a las puertas del juzgado para pedir a la Generalitat que retirara su acusación contra los independentistas encausados.

En su sentencia absolutoria, la juez subraya que la actuación del letrado de la Generalitat en este procedimiento -en el que únicamente acusaba a tres de los procesados- no ha sido "en modo alguno temeraria", ni "precipitada ni irreflexiva", ya que se fundamentó en "bases sólidas", a partir de la declaración de los Mossos que sufrieron lesiones acreditadas.

Además, sostiene la juez que las penas que solicitó la Generalitat son "ajustadas a los hechos" respecto de los que formulaba acusación, que era "consistente" respecto de los tres procesados, ya que los mossos acreditaron sus lesiones e identificaron a los activistas el día de los hechos en un lugar próximo, por lo que había "indicios suficientes" de su autoría.

Otra cosa, matiza la juez, es que durante el juicio se haya podido probar que los acusados cometieron los delitos de los que se les acusaba, ya que en este caso considera que no se han aportado "actos de prueba" que "sin género de dudas" acrediten su participación en los hechos.

En este sentido, subraya que los agentes heridos testificaron en el juicio que desconocían quiénes les habían ocasionado las lesiones, "por lo que, sin poder identificar al autor o autores de los mismos difícilmente puede atribuirse responsabilidad penal, o civil alguna, a los acusados".

La juez recuerda que la única identificación de los tres acusados se produjo una hora y media antes por parte de dos de los agentes, tras una supuesta "falta de respeto" por su parte.

Sin cuestionar "en modo alguno" que los agentes "crean en su fuero interno" que esas tres personas identificadas con anterioridad se encontraban entre las 250 que posteriormente les acometieron, la juez concluye que al no aportar datos sobre su vestimenta ni rasgos físicos "genera dudas sustanciales" sobre su identificación.

"¿Cómo puede aseverarse que unas personas identificadas una hora y media antes, entre un grupo de unas veinte personas, con una intervención de aproximadamente 10 minutos, de noche y en una zona escasamente iluminada, son las mismas que se encuentran entre un grupo de 250 personas, sin ningún género de dudas?", cuestiona la juez, que también resalta que no se ha podido acreditar que "todas y cada una" de estas 250 personas ejecutaran actos de violencia.

Por este motivo, la juez concluye que no se ha podido probar la participación de los acusados en la agresión a los agentes ni tampoco que los nueve procesados se pusieran de acuerdo para montar barricadas en la carretera C-55 a su paso por Sant Joan de Vilatorrada, en los accesos al centro penitenciario de Lledoners, para protestar por el traslado de los presos del "procés" a Madrid con motivo de su juicio en el Tribunal Supremo.

La abogada Eva Pous, del colectivo Alerta Solidaria, que ha defendido a varios de los acusados, ha celebrado la sentencia absolutoria y ha afirmado a Efe que, ante los argumentos de la juez, no se "entendería" que la Fiscalía y la Generalitat la recurran.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente