Una juez absuelve a Falcones de fraude fiscal en las ganancias de sus superventas

·3 min de lectura

Barcelona, 22 nov (EFE).- Una juez de Barcelona ha absuelto al escritor Ildefonso Falcones de los delitos contra la Hacienda Pública de que le acusaba la Fiscalía por defraudar 744.213 euros de los beneficios de sus libros superventas, entre ellos "La Catedral del Mar", entre los años 2009 y 2010.

En su sentencia, el juzgado de lo penal número 25 de Barcelona acuerda absolver al escritor, que afrontaba seis años de cárcel por dos delitos contra la Hacienda Pública, y a su esposa -que se exponía a tres años-, al concluir que, en el peor de los casos, no habrían defraudado a Hacienda los 120.000 euros que la ley establece como mínimo para constituir delito.

La Fiscalía cifraba en 744.213 euros las sumas defraudas por el matrimonio en colaboración con Rafael Falcones, hermano del escritor que también estuvo investigado en esta causa hasta que falleció en agosto de 2019.

Para la Fiscalía y la acusación particular ejercida por la Agencia Tributaria, el escritor superventas eludió el pago de impuestas mediante la transmisión de los derechos de explotación de sus obras a sociedades radicadas fuera de España y la cesión de los derechos de autor a la empresa Bufete Falcones, participada por él y su esposa.

En su sentencia, la juez admite que los procesados "idearon una trama de sociedades radicadas en el extranjero (en países de baja tributación como Irlanda o paraísos fiscales como Chipre o las Islas Caimán) con la finalidad de evitar el pago de impuestos (aunque parcialmente) en territorio español".

En su opinión, "es más que probable" que fuera el hermano del escritor quien "organizó" el entramado, pero descarta que Ildefonso Falcones fuera ajeno a esa estrategia -como este aseguró en el juicio- porque a su parecer "conoció y consistió plenamente dichas acciones".

"El fin de defraudar a la Hacienda Tributaria española con la creación de dicho entramado social resulta evidente", añade la sentencia.

La juez, no obstante, cuestiona que hubiera simulación en la cesión de los derechos del escritor a Bufete Falcones y a Índice Empresarial, porque ambas sociedades habían sido creadas y ya eran operativas antes de que el autor firmara el contrato de agencia literaria por su obra "La Catedral del Mar", en julio de 2004.

En cualquier caso, la magistrada se pregunta en su sentencia por qué la cesión de derechos "a una sociedad familiar, Bufete Falcones, con domicilio social y tributación en España, y que ha sido considerado válido por la Hacienda pública durante más de diez años deja de considerarse válido y pasa a considerarse simulado".

"Y la respuesta es sencilla", mantiene la sentencia: "La Hacienda Pública dejó prescribir las acciones ejercitables para reclamar el posible fraude llevado a cabo por Bufete Falcones S.L aferrándose a la tesis de la simulación del contrato de 4 de noviembre de 2004, pues de otro modo todo el posible fraude no se podría reclamar".

Por todo ello, y en una interpretación de indicios "favorables al reo", la juez concluye que las cuotas defraudadas por Falcones y su esposa "serían en todo caso inexistentes o inferiores a 120.000 euros, por lo que procede su libre absolución de los delitos por los que venía acusado".

La sentencia reprocha también a la Agencia Tributaria "si no mala fe, si cierta desidia" dado que, cinco años después de su primer informe sobre el fraude fiscal que atribuía a Falcones, realizó un nuevo cálculo de las cuotas defraudadas, una vez ya había sido señalado el juicio.

(c) Agencia EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente