Este jueves, declarado como “el peor día” de la ola de calor en España y Portugal

·4 min de lectura

España, Portugal, Francia, Italia y Grecia, son los países más afectados por la ola de calor que está atravesando el Mediterráneo y que posiblemente en los próximos días se extienda hasta el centro y el norte de Europa. Las altas temperaturas generan masivos incendios forestales, que han dejado 6.000 hectáreas arrasadas en Portugal y 6.500 personas evacuadas en Francia.

Las altas temperaturas han puesto a España en alerta. La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), ha calificado este jueves como “el peor día”, con temperaturas que llegan a los 45 grados en algunas regiones del país. En el caso de Madrid, la capital española, los termómetros marcaron los 42 grados.

El pronóstico meteorológico asegura que la situación podría extenderse para la próxima semana, pero han informado que hay que esperar para ver cómo evoluciona la situación, que destaca por su “duración significativamente elevada”.

Esta es la segunda ola de calor del verano, la cual ya ha dejado víctimas mortales. Durante los días 10 y 11 de julio, las autoridades españolas reportaron 43 víctimas, mientras que diversos comercios en las ciudades más afectadas han decidido modificar sus horarios para evitar las horas de mayor calor y menos afluencia de personas.

Los beneficiados han sido los locales comerciales que ofrecen electrodomésticos, quienes han ido anunciando en las últimas semanas un aumento en las ventas de aparatos que ayudan a disminuir las temperaturas en espacios cerrados, informando que lo más buscado por los ciudadanos son los ventiladores.

Calentamiento climático

En Portugal, la situación no es muy diferente. El primer ministro António Costa anunció este jueves la extensión hasta el próximo domingo de la alerta roja que afecta gran parte del país. Al igual que España, este 14 de julio fue establecido como el “día más grave”.

Mientras tanto, en Francia los servicios meteorológicos han pronosticado que el calor podría durar entre ocho y diez días más, teniendo su momento más álgido el próximo 16 y 19 de julio. Los termómetros este jueves llegaron a los 38 grados en Burdeos y a 40 en Mont de Marsan.

Desde hace años, los científicos vienen alertando sobre este tipo de situaciones generadas por el cambio climático y han asegurado que con el pasar de los años se verán con mayor frecuencia los fenómenos meteorológicos extremos.

Las olas de calor en Europa han aumentado de tres a cuatro veces más rápido que en el resto de las latitudes medias del norte como Estados Unidos y Canadá, según un estudio publicado en la revista 'Nature' la semana pasada.

“Europa se ve muy afectada por los cambios en la circulación atmosférica", manifestó uno de los investigadores el científico Kai Kornhuber de la Universidad de Columbia.

En los últimos días, las altas temperaturas han afectado también partes de China y Estados Unidos.

Incendios forestales

En el oeste de España, más de 4.000 hectáreas se han quemado durante el incendio que inició en la región de Extremadura el pasado 12 de julio y que viene arrasando la provincia de Salamanca, en la región de Castilla y León. Este jueves, las autoridades realizaron la evacuación de 49 niños que se encontraban en un campamento de verano.

Mientras tanto en Portugal, están en desarrollo cerca de una docena de incendios en todo el país, siendo las más afectadas las localidades de Leiria (Pombal), Faro (Algarve), Palmela (Setpubal) y el parque de Peneda Geres.

Ante la situación, las autoridades se han desplegado ampliamente con más de 1.400 funcionarios y seis aviones puestos a disposición por España, Italia y Francia, trabajando principalmente en el centro y sur del país contra los incendios que han destruido hasta los momentos 6.000 hectáreas, dejando unas 700 personas evacuadas.

"Es absolutamente crucial que evitemos nuevos eventos porque conduce al agotamiento de los bomberos y todos los funcionarios... que están haciendo todo lo posible para controlar la situación", dijo el mandatario luso portugués António Costa.

En Francia, ante el riesgo de que sigan aumentando los incendios, más de 6.500 ciudadanos han sido evacuados en el departamento de Gironde, lugar donde se han quemado aproximadamente 2.700 hectáreas de bosque y que se encuentra bajo la alerta naranja por el calor.

"La situación sobre el terreno es desfavorable, hay un calor abrasador y viento", informó Fabienne Buccio, prefecto del departamento de Gironde. "Y, como la noche está por caer, no podremos usar nuestros medios aéreos".

La primera ministra francesa, Elisabeth Borne, anunció el pasado martes que todo el Gobierno cerraría filas para atender la emergencia por el calor que pronostican dure, por lo menos, hasta mediados de la semana que viene con temperaturas que superarán los 40 grados.

Con información de Reuters y EFE

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente