Los judíos ultraortodoxos de Jerusalén se saltan las restricciones para celebrar la fiesta de Lag Baomer

Las redes sociales se llenaron este lunes de fotos e imágenes de cientos de residentes del barrio ultraortodoxo Mea Sharim en Jerusalén, abarrotando las calles y celebrando la festividad judía de Lag Baomer, desoyendo las prohibiciones de las autoridades para prevenir contagios del COVID-19 en la zona.

Esta fiesta, que conmemora el fallecimiento del rabino del siglo segundo Shimon Bar Yochai, considerado por muchas comunidades autor del Zohar, obra fundamental de la Cábala y de la mística judía, se celebra realizando grandes hogueras en plena calle y bailando alrededor.

Las imágenes muestran a adultos y niños danzando en grupo, a pesar de que el gobierno aprobó una norma específica que prohibía expresamente realizar las típicas fogatas y reunirse para celebrar la fiesta. La situación de desobediencia requirió la presencia policial para dispersar las aglomeraciones.

En la tumba del Rabino Bar Yochai, en el Monte Meron, el centro de los ritos religiosos de la festividad y lo que usualmente atrae a cientos de miles de israelíes, los festejos fueron muy moderados, ya que se concedieron exenciones para hacer 3 hogueras en el lugar, con una asistencia limitada a 150 personas.

Sin embargo, se requirió el despliegue de cientos de policías para impedir que la gente intentara salvar el cerco y colarse. Algunos medios locales afirmaban que los agentes detuvieron a 30 personas que intentaban llegar al monte de forma ilegal. Los infractores pueden enfrentarse a multas de hasta 500 NIS, unos 140 euros.

La decisión de imponer restricciones durante Lag Baomer se produjo cuando las medidas de contención en la ciudad introducidas para frenar el brote de COVID-19 han logrado reducir el número de casos diarios a docenas. Las primeras medidas se impusieron tras la celebración de la Pascua Judía, y a pesar de que se han ido levantando restricciones de movimiento y realizando reaperturas de tiendas.

Lag Baomer se ha convertido en una fiesta clave en la tradición mística judía, se dice que se conmemora el día en el que Shimon Bar Yochai falleció y también es la fecha que conmemora la transmisión por primera vez del texto de la obra mística judía seminal, el Zohar.