El lío del PSOE: atrasar la jubilación pese al drama de paro juvenil

·4 min de lectura
España tiene la peor tasa de desempleo juvenil de la UE. Getty
España tiene la peor tasa de desempleo juvenil de la UE. Getty

La economía tiene muchos niveles. Hay capas para todos los públicos como las que enseñan que, si el volumen de gastos es superior al de ingresos, el saldo es negativo. Y otras un poco más complicadas de entender, como que en el país de la UE con mayor tasa de paro juvenil se esté incentivando el alargamiento de la edad de jubilación.

A simple vista es lógico calificar de despropósito que se está frenando el relevo natural de la población activa cuando el 40% de los jóvenes españoles no encuentran trabajo. Cuesta creer que no se esté favoreciendo que las personas que alcanzan edad establecida disfruten de una buena jubilación cuando, de la otra manera, se puede contribuir a realizar un mayor reparto del empleo. Y aún resulta más marciano que sea el Estado el que lo esté financiando y subvencionando con dinero público.

Quien se expresa así de tajante es Yago Álvarez Barba, coordinador de Economía del diario El Salto. Y el blanco de sus críticas no es otro que el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá.

Este contenido no está disponible debido a tus preferencias de privacidad.
Actualiza tu configuración aquí para verlo.

GUÍA | Los pasos que tienes que seguir para poder ver un tuit no disponible por tus preferencias de privacidad

La polémica tuvo lugar ayer en el debate del programa Planta Baixa de TV3. Pero esta no es más un botón de muestra del terremoto político que ha supuesto la ocurrencia del ministro para reformar las pensiones y que ha hecho saltar por los aires el Pacto de Toledo.

En buena parte, como recalca Álvarez Barba, por el componente de 'clase' que tiene su idea. Recapitulemos. Escrivá confirmó ayer que el Estado extenderá un cheque de hasta 12.060 euros anuales a quienes retrasen su jubilación. Pero no para todo el mundo. Esta cifra se fijaría en base a la base de cotización. Es decir, que la gente que cobra salarios más bajos accedería a un plus de 4.000 o 5.000 euros. Mientras que aquellos que, de por sí, tengan un salario más alto, recibirán los 12.000 euros. Es decir, que el ministro pretende contribuir a aumentar las diferencias de clases más allá de los 65 años con el dinero de todos los españoles.

A esto hay que añadir que los trabajadores con oficios más físicos como los agricultores o albañiles, y por tanto los que más difícilmente pueden estirar su edad laboral, suelen ser los que menos cobran. Y viceversa. Cuesta entender que la medida provenga de un ministro de un gobierno que se considera progresista y de izquierdas.

¿Cómo lo argumenta el PSOE? Ampliando el marco hasta los años previos a la edad de jubilación. Escrivá expone que lo arriba relatado es la segunda parte de un plan cuya primera parte es desincentivar las jubilaciones anticipadas incluyendo sistemas de penalizaciones para quienes opten por el retiro anticipado.

Todo esto hace zozobrar las negociaciones para la reforma del sistema de pensiones. No solo por el fondo, sino también por las formas. Ya que el conjunto de los representantes de los trabajadores presentes en la negociación señala que estas conclusiones de Escrivá jamás estuvieron encima de la mesa. El malestar ha llegado al punto de que desde algunos sindicatos se sospecha que el Gobierno presentó a la Unión Europea -de cara a la recepción de los fondos europeos- un plan radicalmente diferente al debatido hasta la fecha y que el Gobierno pretende incluirlo ahora con calzador y a la fuerza en las negociaciones con los agentes sociales.

Algo se temían a la vista de la opacidad con la que el ministro venía manejando los tiempos y por eso la mayoría de los portavoces de los grupos con representación en el Congreso acordaron por unanimidad la comparecencia del ministro en la Cámara Baja.

Quien mejor ha resumido este sentir ha sido la portavoz de Podemos en la Comisión, Meri Pita, quien ha reconocido tener “la impresión de que va entreteniendo al Pacto de Toledo, pero luego hace lo que le interesa”. Por eso el partido morado se ha plantado ante el ministro invitándole a pactar la reforma de las pensiones con el PP y no con el partido morado cuyo plan pasa por lo contrario: Instaurar un “contrato relevo” que bonificaría a las empresas que contraten a jóvenes que cubran las vacantes del personal jubilado.

En vídeo | Récord de jubilaciones anticipadas

Más historias que te pueden interesar:

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente