Juan Lobato: "Ayuso está más preocupada por Casado y sus aspiraciones nacionales que por Madrid"

·16 min de lectura
Juan Lobato (Photo: SERGI GONZÁLEZ)
Juan Lobato (Photo: SERGI GONZÁLEZ)

El PSOE de Madrid está en manos hoy de una gestora, es el tercer partido en la Asamblea de Madrid, con una histórica guerra interna… ¿Quién quiere liderar una federación en esta situación? Pues Juan Lobato, ex alcalde de Soto del Real y portavoz adjunto en la Cámara autonómica, ha dado un paso al frente y competirá en las primarias por ser secretario general frente a Eva Llerandi y Javier Ayala. Es el gran favorito.

“Tengo ganas”, dice Lobato, de 36 años. Su plan: “Hay que reestructurar completamente el PSOE de Madrid para abrirlo en canal a la ciudadanía”. En su opinión, hay muchísima gente progresista que está deseando que haya un proyecto socialista que ilusione. Con una hoja de ruta: “El PSOE de Madrid tiene que ser un partido fuerte, estructurado, con ilusión y ambición”

Apenas quedan otros veinte meses para que se celebren otra vez elecciones en la Comunidad de Madrid, con una Isabel Díaz Ayuso instalada en la Puerta del Sol tras su arrollador triunfo del 4-M. Pero Lobato está convencido de que habrá cambio político, pero dependerá de la labor de los socialistas, advierte, que sea antes o después. Promete un nuevo modelo de oposición: “Contundencia constructiva”. Además de avisar de que la presidenta está más pendiente ahora de sus aspiraciones nacionales que de los madrileños. Pero el aspirante a liderar el PSOE no responde ahora si será el candidato en esa cita. Dice que no toca en estas primarias.

¿Por qué quiere ser el líder del PSOE de Madrid?

Creo que Madrid tiene un potencial gigante y que un partido como el PSOE lo puede desarrollar si tiene ilusión, ganas y fuerzas.

¿El PSOE de Madrid está predestinado a perder las elecciones siempre?

En absoluto, al contrario. En Madrid va a haber cambio político con seguridad, que sea antes o después depende de nosotros. Si somos capaces de hacer las cosas bien y de orientar bien nuestra posición política y seducir a esa mayoría progresista urbana que hay en Madrid, seremos capaces de que sea cuanto antes.

Las elecciones autonómicas volverán a ser en 2023, ¿tiene el PSOE tiempo suficiente?

Sí, tenemos veinte meses. Hay que hacer varias cosas. Primero, reestructurar completamente el partido para abrirlo en canal a la ciudadanía y que entren aire fresco, ideas y propuestas. Segundo: definir muy bien nuestro proyecto de socialdemocracia moderna de 2021. Y tercero: generar una dinámica de ilusión en la que esa mayoría progresista se sienta partícipe y pueda sumar.

Juan Lobato (Photo: SERGI GONZÁLEZ)
Juan Lobato (Photo: SERGI GONZÁLEZ)

¿Será el candidato en 2023?

Pues eso se decidirá en el momento que corresponda a través de unas primarias. No me lo he planteado aún, ahora estamos en cambiar el partido. Es lo más urgente y necesario.

¿Es el candidato de Pedro Sánchez?

Yo diría que no. Entre otras cosas porque hace cuatro años ya me presenté como alternativa al candidato de Pedro Sánchez, durante estos años hemos sido absolutamente leales al proyecto de José Manuel Franco y al de Sánchez y hemos ido evolucionando cada uno. Nadie nos ha pedido que nos presentemos. Lo hemos hecho porque muchos socialistas madrileños nos hemos mirado a los ojos y hemos visto que era necesario presentar este proyecto de ilusión y cambio profundo para el partido.

El PSOE sufrió una debacle el 4-M, fue superado a su izquierda por Más Madrid. ¿Qué puede hacer su partido para revertir el sorpasso?

Pues ser el PSOE, un partido de mayorías sociales y progresistas. Un PSOE con un programa y posicionamiento sólido es un partido de mayorías, como lo fue en los ochenta, con Zapatero y con Sánchez. Eso es lo que tiene que hacer.

El PSOE de Madrid tiene que ser un partido fuerte, estructurado, con ilusión y ambición

¿Es Madrid una comunidad de derechas?

No. De hecho si miras las capitales de la mayoría de países del mundo, tienen un voto mayoritariamente progresista. Y la sociología y la demografía es muy parecida a la de Madrid. Por lo tanto, en Madrid hay una mayoría muy clara de gente que quiere progresar en la vida. Esa mayoría es la que representa el PSOE pero no hemos sabido conectar. Existe esa mayoría de gente que quiere progresar.

¿Cuál es la fórmula entonces del éxito de Ayuso?

Hay una parte del éxito suyo y otra parte de falta de ilusión y de fuerza por nuestra parte. Ha sabido en un momento muy crítico conectar con una parte de la población que quería ver una luz aunque no estuviera muy claro lo que había detrás. Fíjate que hace dos años sacó el peor resultado de la historia del PP de Madrid. Estas circunstancias tan únicas y extraordinarias en cien años le han ayudado.

(Photo: )
(Photo: )

Una de las principales críticas que se hizo al PSOE en la pasada legislatura fue que no ejerció oposición a Ayuso. ¿Qué oposición va a hacer si gana?

Contundencia constructiva. Es decir, fiscalización dura de la gestión que está haciendo el PP, siempre y siempre con el planteamiento de una alternativa sólida y seria progresista. Cero demagogia, pero denuncia con todas las consecuencias de lo que se está haciendo mal.

En aquella campaña despistó a los electores de la izquierda que una semana dijeran que pactaban con Cs y a la siguiente con Podemos. Si es el secretario general del PSOE-M, ¿con quién gobernaría en 2023 si dieran los números? ¿Con Cs o con Más Madrid y Podemos?

Bueno, no sé si Cs seguirá existiendo. Lo que tengo claro es que el PSOE es un partido claramente de mayorías, no se tiene que mover de lo que es. Es un partido de izquierdas serio y sólido. Esa es la línea que tenemos que seguir.

¿Qué le parece Mónica García?

En lo personal no me cae mal, la conozco de cruzarnos en la Asamblea. Creo que tenemos una buena relación. Me parece que ha sido trabajadora, durante estos dos años ha hecho un esfuerzo por tratar de denunciar lo que consideraba que estaba mal. Es de agradecer. A partir de ahí, creo que el PSOE tiene planteamientos bastante más sólidos en muchos temas y la fuerza de la gestión en muchos ayuntamientos.

El PSOE de la capital está huérfano también con la dimisión de Pepu Hernández. Si gana las primarias, ¿va a ratificar a Mar Espinar como la cara en el ayuntamiento?

Lo primero es que se ha notado ya en los dos o tres meses que llevamos con Hana Jalloul en la Asamblea y en los diez días que llevamos con Mar un cambio de ritmo e ilusión en el partido. A ese cambio hay que darle desarrollo y es una gran noticia que el PSOE vuelva a tener iniciativa y contundencia. A partir de ahí tenemos que apostar en objetivos de aquí a 2023 muy claros, ser un partido fuerte, estructurado, con ilusión y ambición. Tener a la vez una visión muy clara a medio plazo de suma de mayorías, de coherencia y de ampliación de espacio político.

¿Veremos una bicefalia en la Asamblea o será el portavoz para ser la cara visible en la oposición a Ayuso?

Eso lo decidirá la Ejecutiva que salga del próximo congreso de acuerdo con los criterios de eficacia política y comunicativa y teniendo muy claro que la oposición hay que hacerla en la calle y en el Parlamento. Es muy importante que la oposición se lidere en el Parlamento donde hagamos esa dura fiscalización siempre con un planteamiento sólido.

A partir de la semana que viene no habrá horario en el ocio nocturno. ¿El PSOE está a favor?

Creo que la evolución de la vacunación en España, que está siendo de las mejores del mundo, nos hace ir cambiando de etapas y evolucionar a escenarios más favorables. Sí que creo que esa evolución a favor debería ir acompañada de otras medidas, también se deberían volver a abrir los centros de salud y atender presencialmente por parte de los médicos.

(Photo: )
(Photo: )

El PSOE de Madrid tiene mucha ascendencia en La Moncloa, empezando por el presidente que es de esa federación. Están Félix Bolaños, Fran Martín, Reyes Maroto, Albares… ¿Le van a votar? ¿Ha hablado con ellos? ¿Contará con ellos para la candidatura?

Estoy encantado y orgulloso de que me apoye cualquiera de los nombres que has dicho, como cualquiera de los cientos de militantes que se están dirigiendo a mí durante esta semana. Es un orgullo para el PSOE de Madrid tener estos perfiles y estos compañeros con tanta capacidad y visión.

Caso Púnica, caso Lezo… El PP de Madrid lleva décadas implicado en grandes escándalos de corrupción y no han conseguido quitarles el Gobierno. ¿Por qué?

Es verdad que en la legislatura pasada, en 2015, el PSOE se quedó sólo a un escaño de gobernar la Comunidad. Gabilondo estuvo a punto de ser presidente. El PP sacó su peor resultado, sufrió el desgaste de estos casos. A partir de ahí, para ganar elecciones el que está en el Gobierno tiene que cometer errores importantes, como la corrupción en el PP, y además tenemos que plantear una alternativa fuerte, ilusionante y contundente. Creo que el equilibrio de esos dos elementos es clave.

¿Cómo está viendo estos primeros meses de Ayuso como presidenta tras el 4-M?

Mucha gente ha interpretado que es mayoría absoluta, pero no. Depende de Vox, lo que le genera un arrastre ideológico hacia posiciones que muy poco tienen que ver con el Madrid que conocemos. La veo en esa situación de complejidad de verse arrastrada y pasando de puntillas de temas bastante polémicos en los que Vox le hace entrar y no tiene la personalidad ni la capacidad de separarse. Por otro lado, diría que con un punto de soberbia que no crea que se merezcan los madrileños. El ser capaces de trabajar de forma abierta y colaborativa también es un elemento muy madrileño.

¿Qué está pasando en el PP de Madrid?¿Esto le da alas al PSOE?

Parece que Ayuso está más preocupada por Casado y por tener sus aspiraciones nacionales que por Madrid y los madrileños. Es un elemento muy importante. La verdad es que salió el anuncio de mi candidatura a secretario general y al día siguiente salió ella a anunciar la suya y a pedir un congreso extraordinario. No sé muy bien a qué responden esas prisas y esa ansiedad. Es un tema que tendrán que resolver ellos, lo miraremos como espectadores.

Esperanza Aguirre ha dicho que la calle Génova está llena de “niñatos” y “chiquilicuatres”. ¿Lo está?

Tampoco lo sé. No he entrado nunca al despacho del PP. Parece que se les han quitado las ganas de cambiarse de sede. No lo sé, pero se visibiliza un Pablo Casado con una posición poco constructiva, cada vez más desenfocado. Eso hace que internamente exista ese ruido de sables y esa confrontación entre unos y otros.

¿Manda tanto Miguel Ángel Rodríguez como pintan en la villa y corte?

Me da la sensación de que sí, pero también es una sensación externa y sin datos. Pero la forma que tiene Ayuso de ir respondiendo estratégicamente a lo que le van marcando más que por personalidad propia te hace pensar que viene de ahí.

¿Cómo es la Ejecutiva que tiene en mente?

Una profundamente renovada, intergeneracional, pero con una generación que damos un paso al frente y asumimos la responsabilidad que nos corresponde, pequeña y de gente que esté ilusionada y coordinada. Con ganas de ganar.

Hay muchísma gente en el PSOE y en el entorno del PSOE deseando que haya una proyecto que les ilusione en Madrid

¿Tiene pensada ya la Secretaría de Organización?

La verdad es que no. Será fruto también del trabajo de estas semanas. A mí los equipos me gusta hacerlos viendo cómo trabaja cada uno, no a las tres de la mañana en un palacio de congresos.

Cuando se habla del PSOE de Madrid se menciona siempre de una figura que aparece ahora con fuerza que es la delegada del Gobierno, Mercedes González. ¿Qué papel tendrá en el futuro?

De entrada ser delegada del Gobierno.

Pero eso es institucional.

Sí, sí. Es un papel importantísimo, está poniendo en valor el trabajo del Gobierno políticamente en Madrid. A nivel de partido es un referente clave. Seguro que en el futuro, dependiendo de las ganas y de las ilusiones que tenga, también podrá afrontar retos muy interesantes.

Siempre que se habla del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid en la quiniela de los periodistas aparece Margarita Robles.

Os encanta.

Ella nunca lo quiere. ¿La ve dando el salto?

No lo sé, no lo he hablado con ella. Nunca me ha trasladado que tenga esa ilusión o ganas. El partido va a entrar en una nueva etapa en la que se va a generar un dinamismo político y de generación de proyecto con mucha gente que ha estado en segunda línea y tiene las ganas de asumir responsabilidades y dar un paso al frente. Es tiempo de proyectar nuevos perfiles, nuevos equipos que se encarguen en los próximos diez o quince años que este partido tenga esa ilusión, fuerza y solidez.

¿Jugará algún papel en el congreso federal de Valencia?

Bueno, imagino que seré delegado en ese congreso y espero poder defender algunas enmiendas de los socialistas madrileños.

Hablando de enmiendas, siempre en los congresos del PSOE sale el debate de la república. ¿Es republicano?

Sí, igual que el PSOE, que es un partido republicano y así se define en términos históricos y actuales. Otra cosa es que el sistema político constitucional español que es la Monarquía parlamentaria sea lógico para el desarrollo del funcionamiento político hoy por hoy.

¿Cree que reinará la princesa Leonor?

No lo sé, creo que es muy pronto todavía para saberlo. Veremos a ver cómo evoluciona ese debate en las próximas décadas o si llega a generarse, porque hoy por hoy no lo es.

Juan Lobato (Photo: SERGI GONZÁLEZ)
Juan Lobato (Photo: SERGI GONZÁLEZ)

¿Le perjudica al PSOE en Madrid hechos como los indultos?

Todos los temas que puedan generar polémica hay que gestionarlos políticamente. Madrid es una región muy politizada, con mucho impacto mediático. Todos los temas de política nacional también tienen influencia en Madrid. Por eso es tan importante tener un PSOE en Madrid con capacidad de iniciativa y liderazgo y que sepa plantear estos temas de forma seria y lógica.

¿Pero estaba a favor de los indultos?

Es una solución y un paso lógico en la evolución natural de los sucesos en Cataluña.

¿Es Madrid un paraíso fiscal?

Madrid tiene una política fiscal muy agresiva a favor de las rentas millonarias y super millonarias. Es un dato objetivo. Eso tiene una correlación directa en servicios públicos, al final la Sanidad y la Educación se pagan con impuestos. Esa política agresiva de beneficio fiscal supone una detracción de ingresos importante.

Si gobernara Madrid, ¿subiría impuestos?

Lo primero que hay que hacer es un planteamiento presupuestario serio. Madrid tiene ya 22.000 millones de euros de ingresos cada año. Con eso hay que ser capaces de gestionar una nueva Sanidad pública basada en la prevención, digitalización y la salud mental y una nueva Educación pública basada en robótica, programación y en las nuevas habilidades. Recursos hay, lo que se puede es tomar decisiones de gestión con costes millonarios como la Ciudad de la Justicia o construir colegios en tres fases costando el doble. Esas políticas de despilfarro nos están costando mucho en términos de servicios públicos. Ese modelo hay que plantearlo con seriedad y no se trata de decidir más o menos impuestos, sino si queremos hospitales, médicos, colegios y profesores o no. Una vez que tengamos decidido qué nivel de calidad de servicios públicos queremos tendremos que abordar el debate fiscal.

La presidenta Ayuso ha prometido la eliminación de los impuestos propios, que suponen 70 céntimos por madrileño.

Y a los que tengan máquinas tragaperras en su poder, que no es el caso del 99,9% de madrileños. Es un anuncio demagógico. Es muy negativo para la pedagogía y el buen debate público que haga afirmaciones como esas.

¿Hubiera construido el Zendal?

No estaba en ese momento en la sala de máquinas, por lo que sería muy presuntuoso en una situación tan compleja posicionarme. Pero sí que digo que una vez construido es un recurso más de la Comunidad y hay que decidir con inteligencia cuál debe ser su mejor uso.

¿Cuál es su modelo de baronía socialista? ¿Un Page, un Puig, una Armengol, una Chivite? ¿En quién se mira?

Madrid ha de tener personalidad propia diferenciada del resto de barones. La ventaja que tiene el PSOE, quien entienda la cultura de partido de verdad, es que es un partido federal. La posición política del PSOE es la suma coordinada de 17 posiciones políticas. La madrileña es importantísima en términos socioeconómicos, demográficos, sociales. Que Madrid tenga posición propia y con autonomía es fundamental no sólo para Madrid, sino para el PSOE. Quiero que Madrid tenga una posición propia y muy bien definida, además de leal y que aporte riqueza al PSOE.

Si llegara a la Puerta del Sol, ¿cuál sería la primera medida que aprobaría?

Lo primero que debe hacer un presidente en Madrid es abrir claramente y de forma muy constructiva un proceso de definición de qué quiere ser Madrid de mayor. El principal problema que tiene Madrid hoy es que no tiene ninguna bandera, no sabemos si queremos ser una región dinámica en innovación, el balneario de Europa, el Eurovegas de Europa… No tiene este gobierno banderas. Lo primero que hay que hacer es sentarse y generar amplios consensos sobre si queremos ser el Singapur europeo, yo creo que sí. Tenemos que apostar por la innovación, las nuevas tecnologías, la educación moderna… Consensuar ese modelo para ir a por él.

Una de las cosas que dice Ayuso es que vamos a ser la capital del español, se ha creado una Oficina para ello con Toni Cantó. ¿La eliminaría?

Desde luego no ha sido fruto de un debate sosegado, sino de la necesidad de colocar a alguien que no encajaba en una lista electoral porque incumplía la ley.

Si uno repasa la historia del PSOE de Madrid, ¿le entran ganas de verdad de ser secretario general?

Yo sí las tengo, y muchas. Creo que merece la pena porque hay muchísma gente en el PSOE y en el entorno del PSOE deseando que haya una proyecto que les ilusione, les seduzca, que se tome en serio y apueste en el medio plazo por generar dinámicas progresistas. Es en lo que tenemos que estar, aprendiendo de lo que se ha hecho bien y de lo que se ha fallado. Veo una sociedad progresista que se está dirigiendo a nosotros.

¿Qué le parece su rival Ayala?

Un gran referente del PSOE madrileño. Es un gran alcalde, que está haciendo un trabajo excepcional y que ha planteado que quiere presentarse en dos años, yo lo voy a apoyar con toda intensidad. Es un tipo excepcional.

¿No echa de menos Soto del Real?

Pues sí, y a mis hijos. Ser alcalde de un pueblo es lo más bonito. Cuando tomé la decisión de renunciar a ser alcalde lo hice con mucha pena, pero con la contundencia de que era necesario dedicarse al cien por cien a la política regional si queremos que este partido salga adelante.

Si no gana, ¿qué va a hacer?

Esa noche ponerme a disposición del candidato o candidata que gane, ayudar con total lealtad y tratar de colaborar en lo que necesiten.

Este artículo apareció originalmente en El HuffPost y ha sido actualizado.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Nuestro objetivo es crear un lugar seguro y atractivo para que los usuarios puedan establecer conexiones en función de sus intereses y pasiones. A fin de mejorar la experiencia de nuestra comunidad, hemos suspendido los comentarios en artículos temporalmente