Juan Carlos I: su historial de problemas de salud que le ha llevado 17 veces a quirófano

Anna Sanchez
·4 min de lectura
SANTIAGO DE COMPOSTELA, SPAIN - JULY 25:  King Juan Carlos of Spain attends Clinico Hospital after a train crash killed at least 80 people on July 25, 2013 in Santiago de Compostela, Spain. The crash occurred as the train approached the north-western Spanish city of Santiago de Compostela at 8.40pm on July 24th, at least 80 people have died and a further 131 reported injured. The crash occured on the eve of the Santiago de Compostela Festivities.  (Photo by Pablo Blazquez Dominguez/Getty Images)
Juan Carlos I ha atravesado muchos problemas de salud (Photo by Pablo Blazquez Dominguez/Getty Images)

Hoy en día el rey emérito tiene 83 años y su salud es grave según la periodista Pilar Eyre. Sin embargo, no todo se debe a achaques de su avanzada edad sino que a lo largo de las últimas décadas Juan Carlos I ha sufrido varios percances de salud.

El historial médico del padre del rey Felipe VI tiene páginas y páginas, dicho documento recoge desde carcinoma a problemas cardíacos pasando por rotura de cadera y un sinfín de afecciones más que le han llevado a pasar por quirófano casi 20 veces.

En plena pandemia, Casa Real tuvo que desmentir que el emérito estuviera ingresado en la capital emiratí debido al coronavirus. Zarzuela desmintió dicha información y aclaró que Juan Carlos había estado en el hospital haciéndose un chequeo de rutina y una serie de pruebas para valorar su estado de salud, pero que en ningún caso había contraído Covid-19.

Por edad, el monarca se encuentra en el grupo de riesgo así que, con el desmentido, sus seres queridos y amigos respiraron de alivio. Sin embargo el entorno del rey emérito está más que acostumbrado a sus problemas de salud y es que, la primera vez que se sometió a una cirugía corría el año 1954.

En aquella ocasión Juan Carlos I tenía solo 16 años y tuvo que ser intervenido en Tánger por una apendicitis. Pero, pasaron los años y el monarca fue creciendo sufriendo numerosas caídas que acababan en hospitalización.

En el año 2010 le fue extirpado un nódulo en el pulmón derecho y al año siguiente tuvo que pasar por quirófano dos veces más, una para conseguir revertir la rotura de su tendón de Aquiles y la segunda, a los pocos meses ya en 2011, para operarle la rodilla derecha.

Los problemas en la rodilla son consecuencia de la artrosis que le fue diagnosticada y que todavía hoy le impide caminar con normalidad. En aquel entonces le pusieron una prótesis.

Su achaque más famoso y mediático fue la caída que destapó el escándalo de su cacería de elefantes en Botsuana junto a Corinna Larsen. El monarca cayó y se fracturó la cadera. Aquella mala caída le propinó la implantación de una prótesis en su cadera derecha y, además, una triple fractura que tenía en la articulación.

Es ya mítico (y tristemente cómico) su “Me he equivocado y no volverá a ocurrir”, una vez salió del hospital medianamente recuperado, que lástima que no cumpliera lo que dijo. A partir de esa caída en 2012, sus ingresos hospitalarios han sido bastante constantes a colación del reemplazo de su prótesis.

Juan Carlos I también ha sufrido varias hernias y luxaciones, la primera de ellas fue a las tres semanas de su intervención de Botsuana y es que tuvo la luxación al desajustarse la prótesis de cadera que tenía recién colocada porque él hizo un mal gesto durante un evento en Zarzuela.

Pero el rey emérito no acabó 2012 tranquilo sino que a final de año le tuvieron que operar de nuevo para ponerle una prótesis en la cadera izquierda que tenía tocada a causa de su artrosis. Aunque parezca mentira, a los pocos meses sufrió una luxación también en esta cadera y tuvieron que volver a intervenirle.

Y eso no quedó ahí, en 2013 se le infectó dicho implante y se lo tuvieron que sustituir en el mes de septiembre. Esta operación llegó a los pocos meses de haberse tenido que operar para extirpar dos segmentos con hernia de disco en la zona lumbar de su espalda.

Desde 2014 a 2018 su salud se estabilizó y, dejando a un lado su artrosis crónica, el rey emérito pudo tener una tregua de operaciones pero en 2018 volvió a tener problemas con la prótesis que le habían colocado en 2011 en la rodilla.

Así, Juan Carlos I entró a quirófano para que le sustituyeran dicha prótesis artificial por una nueva y al año siguiente, en 2019, tuvo que ser intervenido de cáncer de piel. El monarca sufrió un carcinoma basocelular y dicha intervención le dejó el rostro amoratado para sorpresa de la prensa.

Obviamente Zarzuela tuvo que dar una explicación a todos esos hematomas y entonces hizo público lo del cáncer. En 2020 Juan Carlos I tuvo su última intervención de gravedad y fue operado a corazón abierto.

En aquella ocasión le colocaron tres bypass. Desde que el rey emérito está en Emiratos Árabes, no se ha conocido ninguna otra intervención aunque sí ha trascendido que tiene control médico constante y, hace pocos meses, le vimos andando con mucha dificultad en el Club Náutico de Yas cogido a dos escoltas.

Su largo historial médico sumado a las últimas informaciones de Pilar Eyre sobre su estado grave de salud hacen que Casa Real se plantee su vuelta a España para estar cerca de su familia por si hay complicaciones de salud para él.

Más historias que te pueden interesar

Pilar Eyre: "Juan Carlos I está grave y Casa Real valora su regreso”

La foto de Juan Carlos I “desvalido”, ¿filtración interesada para limpiar la imagen del rey emérito?

La amistad tras las exclusivas que Carlos Herrera da sobre el rey Juan Carlos I