Juan Carlos I cumple siete años fuera del trono sin pistas sobre su regreso

·3 min de lectura

Madrid, 2 jun (EFE).- Juan Carlos I dio el paso hace hoy siete años de abdicar en su hijo, Felipe, una efeméride que va a rememorar en su residencia de Abu Dabi, en Emiratos Árabes Unidos, país en el que lleva alojado desde hace diez meses sin pistas sobre cuándo podría regresar a España.

La fecha de la renuncia al trono de don Juan Carlos coincide con la de su retirada de la vida institucional, decisión que tomó hace dos años cuando todavía se desconocía la magnitud que iba a cobrar la polémica por sus presuntos negocios ocultos en el extranjero.

La Fiscalía del Tribunal Supremo tiene abiertas tres investigaciones en relación con las cuentas de don Juan Carlos.

A ellas se une la revisión fiscal que está llevando a cabo Hacienda para examinar las dos regularizaciones tributarias hechas por el padre de Felipe VI, quien dejó de ser inviolable en el momento de su abdicación y pasó a ser aforado.

La primera, cifrada en 678.393 euros, por el uso de tarjetas opacas con fondos donados por un empresario mexicano, y la segunda, de 4,3 millones de euros, por los viajes y servicios que le costeó la fundación Zagatka, administrada por su primo Álvaro de Orleans-Borbón, a partir de 2014, cuando el padre de Felipe VI dejó de ser inviolable.

Sin fecha sobre cuándo podría pronunciarse la Fiscalía del Supremo, don Juan Carlos permanece en una villa de Abu Dabi a la espera de la evolución de acontecimientos.

Según señalan a EFE fuentes del entorno del rey emérito, "él quiere volver a España" pero dan por hecho que su regreso no tendrá lugar hasta que la Fiscalía resuelva sus pesquisas.

La casa real guarda silencio en lo relativo a la estancia del rey Juan Carlos en Abu Dabi, mientras que el Gobierno insiste en que, por ahora, no tiene ninguna causa de la que responder ante la Justicia, por lo que puede "volver cuando necesite o quiera".

"Está en la plenitud de la presunción de inocencia como el resto de los españoles", dijo la vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, el pasado 12 de mayo en el Congreso.

Desde su marcha de España el 3 de agosto de 2020, el anterior jefe del Estado ha hecho algunos amagos de retornar pero no han cuajado.

En Navidad, trasladó a sus allegados su voluntad de volar a España para pasar las fiestas, si bien declinó finalmente alegando "la triste situación de la pandemia en España y en el mundo, y por ser persona de alto riesgo".

Don Juan Carlos, de 83 años, se vacunó contra la covid-19 a comienzos de año en el emirato, donde también se inmunizaron las infantas Elena y Cristina cuando le visitaron en febrero.

Al margen de sus problemas de movilidad, que le obligan a moverse con bastón, asegura encontrarse bien de salud y hace ejercicio diario.

"Y de cabeza está igual que siempre", añaden las fuentes, que destacan que el rey emérito sigue a diario la actualidad de lo que ocurre en España.

Desde el pasado 15 de febrero no se ha vuelto a publicar ninguna fotografía suya.

Aquel día se divulgaron dos imágenes de él, una con el príncipe heredero de Abu Dabi, Mohammed bin Zayed al Nahyan, y otra con una familia emiratí, con las que se trataron de neutralizar los falsos rumores sobre su mal estado físico.

Juan Carlos I cuenta con la asistencia de tres ayudantes por su condición de exjefe de Estado, cuya estancia en Abu Dabi y gastos de desplazamiento costea Patrimonio Nacional a petición de la casa del rey.

(c) Agencia EFE